¿A desinfectar qué?
Por Rodolfo Díaz W.

La opinión del Director
La basura de los Otrosíes
Por Carlos Ardila González

Llegaron los Reyes Magos... ¡y terminan las vacaciones!
. . .   . . .   . .   . . . .   . .  . . . . . . . . .   .                  . .    . .   .. . .        . . .   . .   . . . .   . .  . . . . . .   . . .   . . .    . .   . . . . .   . . .   . .   . . . .   . .  . . . . . . . . .   . . .    . .   . .. . .   . . .   .
.     . . . .   . .  . . . . . . . . .   .    . .    . .   .. . .   . . .         . .   . . . .   . .  . . . . . . . . .   . . .    . .   .   . . . .   . . .   .    .   . . . .   . .  . . . . . . .    . .   . . .    . .   . .. . .       . . .   . .   . . . .   . .  . . . . .    . . . .   . . .    . .   .. . .   . . .   . .   . . . .        . .  . . . . . . . . .   . . .    . .   . . . . .   . . .   . .   . . . .   . .    . . . . . . . .   . . .    . .   . .
. . .   . . .   . .   . . . .   . .  . . . . . . . . .   .                  . .    . .   .. . .        . . .   . .   . . . .   . .  . . . . . .   . . .   . . .    . .   . . . . .   . . .   . .   . . . .   . .  . . . . . . . . .   . . .    . .   . .. . .   . . .   .
.     . . . .   . .  . . . . . . . . .   .    . .    . .   .. . .   . . .         . .   . . . .   . .  . . . . . . . . .   . . .    . .   .   . . . .   . . .   .    .   . . . .   . .  . . . . . . .    . .   . . .    . .   . .. . .       . . .   . .   . . . .   . .  . . . . .    . . . .   . . .    . .   .. . .   . . .   . .   . . . .        . .  . . . . . . . . .   . . .    . .   . . . . .   . . .   . .   . . . .   . .    . . . . . . . .   . . .    . .   . .
. . .   . . .   . .   . . . .   . .  . . . . . . . . .   .          . . .   . .   . . . .   . .  . . . . . . . . .   . . .    . .   . .. . .   . . .   .
.     . . . .   . .  . . . . . . . . .   .    . .    . .   .. . .   . . .               . .    . .   .. . .        . . .   . .   . . . .   . .  . . . . . .   . . .   . . .    . .   . . . . .     . .   . . . .   . .  . . . . . . . . .   . . .    . .   .   . . . .   . . .   .    .   . . . .   . .  . . . . . . .    . .   . . .    . .   . .. . .       . . .   . .   . . . .   . .  . . . . .    . . . .   . . .    . .   .. . .   . . .   . .   . . . .        . .  . . . . . . . . .   . . .    . .   . . . . .   . . .   . .   . . . .   . .    . . . . . . . .   . . .    . .   . .
Ética periodística
Verdad y objetividad, ¿meras mercancias?

Cada cierto tiempo, en varios escenarios se debate el caso de los periodistas que ensalzan o critican a los funcionarios dependiendo de que estos les den o no cualquier tipo de beneficios. ¿Qué tanto se ha avanzado en Cartagena y el resto del país en la lucha contra este flagelo? Análisis de Metro.Com
(Décimo cuarta parte)
     DEBATE
La columna de Óscar Collazos


¡De Nausícrate al naufragio! Este sería el titular sobre las sombras que arropan a la Secretaría de Interior del Distrito de Cartagena. Las babosas y elusivas respuestas dadas por el nuevo secretario a la
la W, no responden al reclamo: en su despacho se cocina desde siempre una olla podrida de corrupción trifásica: funcionario, mediador, empresario. Menos mal que alguien salió a denunciar el cohecho. Conocemos al que pagó; falta conocer al que recibió. Si el funcionario no tuviera hambre de sueldo, renunciaría. O lo "renunciaría" el alcalde.