::.Síganos también  en--.>

INICIO       OPINIÓN       POLÍTICA       CONFIDENCIALES       DEPORTES       BOLÍVAR       EMPRESAS
Copyright 2010. All Rights Reserved. www.revistaelmetro.com

******************************************************************************************************************************************************************************************************************
******************************************************************************************************************************************************************************************************************

Bitácora Gobernación de Bolívar

Las noticias del Departamento
Deportes
Es claro que tú quieres pero no sabes cómo. Es claro que tú decidiste que tu marca tenga una presencia sólida en la Web pero no tienes una política de comu- nicación establecida para conseguir ese ob- jetivo ni tus empleados tienen el ‘chip’ 2.0
incorporado. Te acompañamos en el diseño y en la implemen tación de su estrategia de marketing en medios sociales, ayu dándoles a crear su identidad digital y a vincular a los clientes con la marca.
¡Déjanos asesorarte! ¡Haz click arriba!!
Este espacio está reservado para su publicidad. Llámenos al 3183879523 o escríbanos a cardilared@hotmail.com

Por: Juan Camilo Ardila Durante

A los 23 años a Ernesto McCausland le diagnosticaron cáncer de próstata. Desde entonces fue venciendo cada batalla contra la enfermedad y las fue ganando una a una. Muy pocas personas conocían de las incontables veces que tuvo que ir a un hospital porque no podía más con el dolor. A los designios de la muerte Ernesto los iba esquivando con la misma dignidad con la que contaba sus historias. Hace algunos años un doctor le dijo que tenía cáncer en los huesos. El luchador volvió a enfrentar a la muerte y volvió a vencerla… hasta esta madrugada del 21 de noviembre.

Hace 17 días le entregaron el Gran Premio a la Vida y Obra de un Periodista, el más importante de los Premios Simón Bolívar. Sin embargo, en ese momento se encontraba batallando contra el cáncer y por eso no pudo asistir al acto. Envió a sus hijas Marcela y Natalia para que, enfrente de centenares de amigos y colegas en el Teatro Mayor Julio Mario Santo Domingo, leyeran estas palabras que había escrito con humor y sabiduría:

"Me las he arreglado para hacerles creer a todos que soy cronista y de semejante falacia he logrado salirme con la mía" (…) "La verdad es que me volví impostor de la crónica, porque los caudales de la vida no me dieron otra opción".

Ernesto ya había decidido ser contador de historias antes de que le dijeran que el cáncer iba a ser su sombra. Dirigió documentales, escribió películas, publicó novelas. Sin embargo, y aunque no fuese dicho esto por él jamás en ninguna parte, se podría decir que lo que más lo enorgullecía es ser un buen periodista Caribe. Y una de las razones por las cuales se le admiraba tanto es que siempre demostró serlo pese a que en muchos años hizo periodismo desde Bogotá.

Precisamente en la capital del país hizo muchos amigos que también eran admiradores de su trabajo. Uno de esos grandes amigos fue Gustavo Gómez, reconocido periodista de Caracol Radio, quien lo entrevistó para El Heraldo hace muy pocos días y que, entre muchas otras cosas, le preguntó qué palabra Caribe no han podido comprender los cronistas del interior del país cuando escriben sobre la Costa.

Ernesto le respondió lo siguiente: "no una palabra, sino la convicción de que aquí nadie sabe qué va a pasar. El viejo lead ese de "Fulano jamás imaginó que...". Siempre les digo: si se lo hubiera imaginado, ¡pues no sería noticia!".

Uno de los legados de este gran periodista Caribe, quizás uno de los principales, es que en muchas facultades de Comunicación Social de todo el país cuando se busca sensibilizar a los jóvenes para que cuenten historias con mucha sensibilidad, siempre el referente ha sido, es y será el programa de televisión 'Mundo Costeño', un espacio casi quijotesco que Ernesto produjo durante varios años para Telecaribe. Crónicas sobre diversos personajes de la Costa, esencialmente crónicas del ser costeño, se convirtieron en un patrimonio del periodismo en Colombia, pero sobre todo de la juventud que elegía estudiar periodismo gracias a trabajos como los que se veía en su programa.

Sobre la crónica y los formatos virtuales que posibilitan contarla de diferentes maneras, comentó hace poco lo siguiente en la misma entrevista que le hizo Gómez:

"La crónica es sumamente generosa en cuanto a su maleabilidad. Es material apto para adaptarse y transformarse. Estamos en mora de generar una crónica muy concisa, y a la vez muy potente, para los nuevos retos. ¿O qué tal una crónica de 140 caracteres para Twitter? Son los pelaos los llamados a esta tarea. Eso sí, leyendo previamente a los maestros del oficio, desde la misma poesía griega".

En Metro.com. publicamos recientemente fragmentos de una columna que Ernesto escribió sobre Campo Elías Terán, quien ahora lucha contra el cáncer, y la cual recordamos ahora:

"Pocos saben con qué sed se bebe el trago amargo de una quimioterapia, ni han sentido la incertidumbre de entrar a una sala de radiología a ver la suerte de uno manifiesta en las sombras de una pantalla, ni ha tenido a un médico enfrente hablando con esa mezcla de misericordia y franqueza", escribió.

En su sentida columna, el periodista habló de "tantas necedades que te dicen cuando eres un paciente de cáncer", indicándole a Terán que "escucharás prédicas exóticas sobre deidades hechizas, conminaciones a que ingieras todos los días un buen filete de cascabel, y la más atrevida de todas: "ese cáncer le vino del estrés de la Alcaldía". Cómete la dichosa culebra si quieres, Campo, pero esta última especie jamás te la creas. Es infundada y -lo más importante de todo-: así sea obvio que te equivocaste, ni te arrepientas ni te flageles. Un hombre tiene derecho a vivir la experiencia que desee y punto. Ahora, más que nunca, mantente lejos de la estupidez y cerca de la sabiduría".

Y aprovecha para darle un consejo al amigo. Tras referirse al "circo romano" de los "politiquillos y politicones" que pretenden devorarse el cáncer de Terán "sin piedad ni respeto", le pide a este entregarles "su presa lo antes posible", pero que lo haga "de la manera más institucional posible, cosa que al menos no puedan devorársela a merced".

Sin duda, y como expresaban sus amigos y familiares, Ernesto es reconocido por muchas cosas que hizo en su vida, pero todos opinan que ser un muy buen ser humano fue su principal distinción. Este texto dirigido a Campo y escrito ya con una enfermedad que le carcomía el cuerpo a cada segundo, lo demuestra de aquí a la luna.

¡Muchas gracias, Ernesto!


Los invitamos escuchar algunas de sus crónicas radiales preferidas haciendo clic aquí
     PERIODISMO
Ernesto habló recientemente sobre sus grandes pasiones: el buen periodismo y el buen cine
El periodista Ernesto McCausland murió esta madrugada en Barranquilla
Ernesto McCausland Sojo, periodista y escritor