::.Síganos también  en--.>

Copyright 2010. All Rights Reserved. www.revistaelmetro.com

******************************************************************************************************************************************************************************************************************
******************************************************************************************************************************************************************************************************************
Deportes

  Este espacio
  está reservado
  para su publicidad.
  Llámenos al
  3186062855
  o escríbanos a
  juancardila@gmail.com
  Este espacio
  está reservado
  para su publicidad.
  Llámenos al
  3186062855
  o escríbanos a
  juancardila@gmail.com
        POLÍTICA
Una frase muy popular, heredada de una conocida serie de televisión, es: "¿por qué mataron a Betty si era tan buena muchacha?". Hoy, observando la rebatiña que se viene presentando por la Alcaldía de Cartagena aún antes de que el gobierno nacional convoque a elecciones, la pregunta que surge es la contraria: ¿por qué todos quieren a Betty si es tan bruta y tan fea?

La inquietud surge porque, de acuerdo con lo que se ha podido establecer, el salario del alcalde de La Heroica no es, ni mucho menos, alto: mientras que un ejecutivo de cualquier empresa importante puede ganar entre $40 y 60 millones, el mandatario de los cartageneros tiene un sueldo de apenas $6'994.362,oo.

Y además, porque, "mientras en muchos cargos lo que se hace es cumplir un protocolo y tener buenas relaciones con todos", como lo señaló un estudioso de manera simplista, "en la Alcaldía hay que enfrentar mil problemas, cuya solución, en muchos casos, no dependen de él".

A pesar de ello -sin embargo - ya se habla del lanzamiento al agua de por lo menos doce candidatos, y la guerra desatada no sólo entre estos sino -sobre todo - entre los jefes de las más caracterizadas casas políticas, ya ha dejado las primeras víctimas.

Por lo que ha podido conocerse, se han llevado a cabo reuniones de candidatos con los más dísimiles, controversiales y cuestionados contertulios, y se vienen realizando acercamientos, en busca de los respectivos avales, entre dirigentes de movimientos y partidos tradicionalmente enfrentados ideológica y programáticamente. De seguir así las cosas, podrían darse las alianzas más impensadas, y candidatos con orígenes en una colectividad podrían inscribirse con el aval de partidos con los que no han tenido, ni tienen, ninguna identidad.

La pregunta -entonces - es: si el sueldo del alcalde es tan bajo y hay tantos problemas por resolver, ¿qué se maneja desde el Palacio de la Aduana que candidatos, políticos de carrera y hasta empresarios de los más variopintos sectores de la economía se han embarcado en una verdadera guerra por acceder al llamado 'primer cargo del Distrito'?

A su manera, esa pregunta se la vienen haciendo analistas, politólogos y periodistas de todo de país. El portal 'La Silla Vacía', en su 'historia' "Lo que se juega Cartagena en medio de su crisis" (<<< leer), intentó responderla. El diario El Espectador, en su informe "Los retos del nuevo alcalde de Cartagena" (<<< leer), hace lo propio.

A su manera, parodiando la serie 'Por qué mataron a Betty si era tan buena muchacha?', muchos vienen preguntándose: ¿por qué todos quieren a Betty si es tan bruta y tan fea?
Qué puede haber detrás de la rebatiña de empresarios y políticos
Si  hay  mil  problemas  y  el  sueldo  es  tan  malo,
¿por qué se pelean tanto la Alcaldía de Cartagena?