::.Síganos también  en--.>

Copyright 2010. All Rights Reserved. www.revistaelmetro.com

******************************************************************************************************************************************************************************************************************
******************************************************************************************************************************************************************************************************************
Deportes

  Este espacio
  está reservado
  para su publicidad.
  Llámenos al
  3186062855
  o escríbanos a
  juancardila@gmail.com
Haga click aquí >>>

     Este espacio está reservado para su publicidad.
     Llámenos al 3186062855 o escríbanos a
     juancardila@gmail.com

     POLÍTICA
Luego de que el alcalde de Cartagena, Dionisio Vélez Trujillo, ordenara radicar el Decreto 1133 del 30 de agosto de 2013, por medio del cual legalizó el hecho de que convocara a sesiones extras para estudiar cinco proyectos de Acuerdo pero presentara únicamente tres, se conoció que la Comisión de Presupuesto del Concejo de Cartagena decidió archivar el Proyecto de Acuerdo mediante el cual el Ejecutivo solicitaba autorización para realizar unas incorporaciones y traslados en el Presupuesto de la presente vigencia

Para el alcalde, la aprobación del proyecto era esencial para poder viabilizar una serie de iniciativas que buscaban solucionar una serie de problemas por los cuales atraviesa la ciudad, así como para contratar la ejecución de varias obras prioritarias, las cuales cuentan con los debidos recursos pero deben ordenarse los ajustes presupuestales correspondientes.

Sin embargo, los miembros de la Comisión conceptuaron que el citado proyecto de Acuerdo no cumplía con el ordenamiento legal, principalmente en cuanto a la necesidad de que las autorizaciones pedidas fueran precisas, ya que estas, de acuerdo con el concepto del concejal Vicente Blel, coordinador de ponentes, así como de sus colegas Duvinia Torres, Américo Mendoza y Boris Anaya, eran indeterminadas e infinitas.

Para Blel, el proyecto violaba flagrantemente las disposiciones legales sobre el tema, sobre lo cual hay abundante jurisprudencia.

Con la decisión del Concejo, al Ejecutivo le queda el camino de corregir los eventuales errores cometidos y presentar la iniciativa nuevamente durante las próximas sesiones ordinarias

Entretanto, el alcalde Dionisio Vélez queda con las manos atadas, obligado a manejar la Administración con limitaciones presupuestales aunque, muy posiblemente, con recursos disponibles.


Definitivamente, los intentos por mejorar las relaciones con los concejales resultaron infructuosos. El gobierno distrital no pudo lograr que el Concejo autorizara unos traslados presupuestales, dejándolo literalmente con las manos atadas.
Archivo
No hubo entendimiento entre el Ejecutivo y el Concejo
Los concejales no facultaron al alcalde Dionisio Vélez para realizar traslados presupuestales