Cartagena de Indias, Mayo 9 de 2013

Doctor
JORGE LEQUERICA ARAUJO
Secretario General Distrital
Cartagena de Indias

Cordial saludo.

En mi calidad de Presidente de la Red de Veeduría Ciudadana Cartagena de Indias y Vocal de Servicios Públicos, me dirijo a usted para manifestarle mi sorpresa con sus declaraciones entregadas a EL UNIVERSAL y publicadas en el día de hoy relacionadas con los contratos de Barrido y Recolección de Basuras del Distrito de Cartagena de Indias.

En primer lugar no hay derecho a que una administración que está culminando porque muy pronto se elegirá en una justa atípica al alcalde de la ciudad salga a decir que ante la falta de tiempo para proceder a abrir una licitación nueva se deben, no extender los tiempos de los dos contratos de aseo, sino prorrogarlos mediante contratos adicionales.

Usted como que cree que todos los lectores de EL UNIVERSAL y radioescuchas de la ciudad somos ignorantes al tratar de repetir con disfraz el vergonzoso acto irregular que una asesora de servicios públicos, de manera atrevida y con exceso de abuso de confianza, procedió a ejecutar como lo es la suscripción de dos otrosíes a los contratos de aseo y que le valió para que la Procuraduría General de la Nación la sancionara inhabilitándola por 12 años para ocupar cargos públicos.

Si señor secretario general distrital, usted habla de prórrogas más no de otrosíes siendo que los dos otrosíes fueron dos contratos adicionales irregulares que extendieron en 3 años cada uno de los dos contratos de concesión de aseo. Así de claro es el asunto.

Usted está muy creído y convencido de que las personas que se han estado reuniendo con usted a espaldas de la comunidad y que se hacen llamar veedores o dirigentes cívicos tienen la última palabra y dominio sobre la gente decente de la ciudad que es la gran mayoría. Qué desgracia que los errores del pasado vuelven a cometerse, claro que entiendo que los problemas económicos de todos los involucrados en sacar adelante a como dé lugar las prórrogas de los contratos cuestionados, nos lleva a pensar en que lo peor está por producirse avalado por una pandilla de abogados y abogadas que no conocen cosa diferente a la de asaltar el erario distrital o complacer a sus compañeros sentimentales.

Usted viene hablando desde hace días de un eventual rompimiento del equilibrio de los contratos. Señor secretario general, ¿si eso es cierto, porqué no le entrega los estudios correspondientes a los representantes gremiales, cívicos y de las veedurías serias para que tengan la oportunidad de enterarse a fondo de la situación que usted manifiesta conocer y que está perjudicando a los concesionarios de aseo?

Hace largos días, que la mayoría de los veedores nos reunimos con el ingeniero WILLIAM MURRA BABUN y nos dictó una cátedra de las condiciones mínimas que se deben tener en cuenta para que un estudio sea válido y pueda reconocerse el rompimiento de la ecuación contractual de un contrato de concesión. Como creo que usted no las conoce sino que está desesperado por prorrogar los contratos sobre supuestos que no conoce la ciudadanía, me ocupo a continuación de relacionarle las condiciones mínimas que debe contener el estudio que según parece usted es el único que lo conoce y avala:

1.    Se debe contar con el flujo de caja presentado por el contratista en su propuesta.
2.    Igualmente,  debe presentarse uno real que cuente con cifras ocurridas con el paso del tiempo en los aspectos de cantidad de usuarios, sus tarifas aplicadas, los pagos de interventoría, las facturaciones a usuarios y los recaudos respectivos así como los valores reconocidos a ELECTRICARIBE y ACUACAR, las inversiones realizadas, las contribuciones de solidaridad generadas y asumidas, los gastos discriminados durante la prestación del servicio, los remanentes de caja.
3.    Los dos flujos anteriores se llevan a estado de comparación para conocer la realidad del comportamiento económico del servicio prestado.
4.    Aparte, debe presentarse un flujo de caja de los servicios adicionales facturados a la administración desde un inicio y hasta hoy, discriminando con meridiana claridad los diferentes servicios especiales y costos reales generados.

Es de anotar que todos los números y afirmaciones que contenga el estudio deben estar avalado por la interventoría de los contratos, hoja por hoja, ya que ella son los ojos y oídos del contratante o sea del Distrito.

Puede tener la certeza el señor secretario general que si los resultados y cálculos demuestran que el equilibrio se rompió, esta veeduría, asesorada por el ingeniero MURRA que dichos sea de paso es socio con el 30% de la interventoría, será la primera en reconocerlo.

Antes de terminar, le cuento que en esa cátedra el ingeniero MURRA fue muy claro al explicarnos que las tarifas de aseo no tienen en cuenta ciertos servicios especiales que deben ser reconocidos y pagados al contratista, como por ejemplo, recolección de arena, escombreras en lotes, aumento de frecuencias de barrido y/o recolección en algunos lugares, logísticas especiales para eventos especiales, etc.… Además, el ingeniero MURRA nos dijo que lo mejor era llevar el valor de estos servicios especiales a unos otrosíes para acabar con los supuestos retenes que inescrupulosos le han montado a los contratistas en el distrito para que las cuentas respectivas se las cancelen. Pero que eso, no implicaba en ningún momento extender o prorrogar los tiempos de los contratos.

Es importante que usted conozca que nuestra organización está enterada y tiene pruebas fehacientes de que muchos servicios especiales no son tales y a pesar de que la interventoría no avala las cuentas respectivas, ustedes vienen reconociéndole las mismas a los concesionarios. Así que no es dable que usted insista en incluir esa clase de servicios dentro del ámbito de servicios especiales.

Es que ya la ciudad sabe muy bien que el señor JOSE VICENTE MESTRE LOMBANA es el cerebro de todos estos otrosíes, prórrogas, adicionales, modificaciones, cuentas raras de servicios especiales, etc. Porque muy posiblemente los consorcios le van a reconocer unos frondosos honorarios si sus pilatunas tienen éxito.

Finalmente, déjeme decirle que es la primera vez en la historia de Cartagena que un secretario general que su único puesto que todos conocemos fue el de miembro político del Concejo Distrital se haya convertido en experto en desequilibrios de servicios públicos domiciliarios no siendo esa función suya por cuento le compete es a una asesora grado 105 que entre otras ocupa un cargo de una oficina fantasma que no existe jurídicamente y que se creó irregularmente en la administración anterior para hacerle un favor político a alguien.


EDUARDO UGARRIZA FONTALVO
Presidente

Copia: Autoridades, medios de comunicación y veedurías.