::.Síganos también  en--.>

Copyright 2010. All Rights Reserved. www.revistaelmetro.com

Enviado desde mi BlackBerry de Movistar

-----Original Message-----
From: Juan Carlos Urango Ospina <jurangos@yahoo.com>
Date: Wed, 13 Mar 2013 22:56:06
To: <cardilared@hotmail.com>
Subject: SOBRE COLUMNA EN EL METRO


Cartagena, 13 de marzo de 2013

Hola, Carlos:

He leído con detenimiento tu columna de "El Metro" titulada "Ante una pretendida re-reelección de Germán Sierra en Unicartagena, este dice 'que no pero sí...'". Noto, en el título y en el desarrollo de la noticia, que me endilgas una posición ambigua frente a un tema de tanto interés institucional.

En realidad, se trata de una interpretación anómala de un texto que, sobre todas las cosas, es una reflexión sobre una Institución que es patrimonio de todos; sobre una gestión, unas políticas y unos propósitos por los que venimos trabajando desde 2006.

Pero al mismo tiempo, es la confirmación de algo que he repetido en múltiples ocasiones: yo no estoy interesado en que se modifiquen los estatutos de la Universidad para que permita un tercer período rectoral. En el texto dejo claro hasta cuándo estaré en ese cargo: junio de 2014, cuando culmina mi segundo período. En ese sentido es un NO rotundo. Pero también es un no filosófico y, si se quiere, legal. Y la razón es simple: como Rector siempre he defendido la autonomía universitaria como principio consagrado en la Constitución (artículo 69) y en la ley 30 sobre educación superior (artículos 28 a 30). Los estamentos de la Universidad son autónomos y mal haría yo, como Rector, en limitar los alcances de un principio tan valioso. No me puedo oponer a las peticiones que hagan los estamentos universitarios (de esas peticiones hay varias constancias) en el ejercicio de ese derecho soberano.

Por ello, expresiones como "entronización de prácticas politiqueras..." y "...unos miembros del Consejo Superior fraguan una reforma estatutaria", no se corresponden con la realidad. La connotación de fraguar indica algo oscuro, ilegal. Sería bueno que revisaras las ciento de sentencias de la Corte Constitucional sobre el respeto a la autonomía, que contempla, entre otros, el derecho que tienen las universidades para "darse y modificar sus estatutos". Es decir, en el hipotético caso de que ello ocurriera, no sería algo oscuro (digno de una fragua) y ni siquiera sería objeto de demanda legal.

En relación con las "prácticas politiqueras", esto me agrada como debate. Porque si algo hemos logrado en los últimos seis años y medio es mantener a la Universidad al margen de intereses distintos al académico. No en vano, Carlos, en medio de la crisis que afectan a muchas universidades públicas del país, la Universidad de Cartagena goza de un buen balance en todas las áreas institucionales. Eso nos mereció la certificación del ICONTEC y nos tiene a las puertas de la acreditación institucional de alta calidad. Más bien, invito a los medios para que, en conjunto con la sociedad y los estamentos universitarios, mantengamos a la Universidad como el último bastión de la dignidad; como un recinto sagrado e intocable. Ese es el sentido de mi comunicado.

Por lo anterior, te invito para que el titular de la columna se ajuste al espíritu de mi decisión: "El Rector de la Universidad de Cartagena dijo NO y es NO...".

Cordialmente,


GERMÁN ARTURO SIERRA ANAYA
Rector


Nota: Espero que como ejercicio del equilibrio informativo, esta carta se publique en su totalidad.