Copyright 2010. All Rights Reserved. www.revistaelmetro.com

::.Síganos también  en--.>
     DEPORTES
Informe Especial - mayo de 2008
Del infierno a la gloria


 
   RECORDANDO LA HISTORIA
El técnico cubano Claro Aurrecochea, el director del IDER, Armando Segovia, y el director del Iderbol, Dumek Turbay, tres de los pilares de 'Bolívar, por la Reconquista'.
El cronista deportivo Óscar "Toto" Barrios apagó con inusual brusquedad el televisor, abrió la puerta de su residencia, localizada en el tercer callejón del barrio Amberes, y permaneció unos minutos mirando hacia la casa de enfrente, donde vivía el conocido ex boxeador Néstor "Baba" Jiménez.

El dirigente deportivo Dumek Turbay Paz observaba con atención, en la cancha de Tacurica, corregimiento de Bayunca, la práctica de los jugadores del Real Cartagena que habrían de alzarse días después con el título de la categoría B del fútbol colombiano, alcanzando el objetivo de ascender a la A, tal como se lo habían propuesto desde el año anterior cuando las directivas del equipo lo habían designado gerente deportivo del club profesional. No obstante estar atento a los movimientos de los deportistas, Turbay pensaba también en lo que sucedía a esas horas en Bogotá, donde se clausuraban los XVII Juegos Nacionales y la delegación de Bolívar regresaba prácticamente con las manos vacías tras una indecorosa presentación.   




Cuando Óscar Jr. apareció, ya el "Toto" había hecho desaparecer una lágrima indiscreta que le había rodado por la mejilla. Sin embargo, Oscarito (quien llegó a destacarse en la selección Bolívar de fútbol infantil), con apenas 14 años, conocía lo suficiente a su papá como para saber que éste estaba triste.

- ¿Qué te pasa, Pá? - le preguntó.

-Nada, mijo - respondió el "Toto" entrando a la casa y bajando el volumen de la voz para que su joven esposa no lo oyera - que tengo un enorme deseo de encontrarme con Luis Alfredo Romano, Jairo Yidios, Vicente Fortich, Hernando Múnera, los presidentes de las ligas y todos los dirigentes deportivos de Bolívar. Que quiero tenerlos ahora mismo frente a mí, mijito. Que sé muy bien que los culpables de este desastre tienen nombre propio…

El doctor Dumek Turbay, quien durante tres periodos fuera concejal de su natal El Carmen de Bolívar, director de la Red de Solidaridad Social, secretario de Gobierno de varias administraciones del Distrito de Cartagena y director de DISTRISEGURIDAD, sintió un profundo deseo de ser, algún día, director del Instituto de Deporte y Recreación de Bolívar, IDERBOL, "con el fin de trabajar para evitar que este tipo de desastres deportivos se repitan", como habría de decir cuatro años más tarde en vísperas de los XVIII Juegos Nacionales ha desarrollarse en Cali, Buenaventura, San Andrés y Providencia del 23 de noviembre al 8 de diciembre.

Para el gerente deportivo del Real Cartagena, la serie de situaciones negativas que se le presentaron a Bolívar antes y durante los XVII Juegos, "con el desplazamiento, el alojamiento, la implementación deportiva, la llegada tarde de varios deportistas, en fin, por culpa de la dirigencia de la época, fueron algunas de las causas del fracaso de la delegación".

De acuerdo con Turbay, los problemas fueron tan graves que Bolívar pudo asistir a los Juegos "fue gracias al apoyo del IDER, cuyo director, Álvaro Tinoco Padilla, muy generosamente, le tendió la mano a la delegación".

Hoy, cumplido el sueño de ser el director del IDERBOL, Turbay coordina los esfuerzos que se realizan para que los deportistas bolivarenses vuelvan a ocupar un lugar de privilegio en los XVIII Juegos Nacionales.

Con esa apuesta, Turbay, con el respaldo del gobernador Joaco Berrío, ha unido en un solo cuerpo a la dirigencia deportiva del Departamento. Con la mira puesta en el futuro pero los resultados del pasado muy vivo en sus recuerdos, Berrío y Turbay velan porque en todos los escenarios, tanto deportivos como técnicos, científicos y administrativos, se trabaje a conciencia en la fundamentación deportiva y en la promoción de una mentalidad ganadora en quienes deberán integrar la delegación bolivarense. 

Con distintos niveles de responsabilidades, desde el propio gobernador hasta el anó xxx




El "Toto" había permanecido en Bogotá durante los Juegos, enviando informes diarios a la cadena Todelar, pero el fracaso de la delegación bolivarense lo llevó, desencantado, a regresar a Cartagena antes de la clausura. Él, cronista deportivo desde hacía 20 largos años, había decidido no enterarse de los resultados de los eventos finales, víctima de la decepción que le produjera la pésima actuación de los deportistas de su Departamento.

Sin embargo, el día de la clausura de los Juegos el "Toto" no pudo resistir la tentación. Tras llamar repetidas veces, sin obtener respuesta, a sus hijos Yolima, Samir y Óscar, le pidió a su esposa Nurys que encendiera el televisor y sintonizara el canal institucional. Fue en esos precisos instantes cuando supo que los deportistas de Bolívar, "nuestra otrora gloriosa delegación", como le habría de manifestar a EL METRO cuatro años después, consiguieron únicamente tres preseas doradas, ubicándose en el deshonroso lugar número 14 en el ranking de medallerías. De acuerdo con el experto cronista, es la peor actuación de los locales en todo su historial deportivo.  








miento de la delegación.

Óscar "Toto" Barrios se encuentra preparando maletas para viajar, con optimismo, a Cali, Buenaventura, San Andrés y Providencia, con el fin de "traerles a los bolivarenses la emoción de ver bañarse en oro a muchos de nuestros deportistas".

Dumek Turbay Paz intenta visitar todos los días los escenarios donde practican los deportistas que participarán próximamente en los XVIII Juegos Nacionales "con el fin de recordarles que el metal preferido de los bolivarenses es el oro", como corresponde al mensaje de "Bolívar, por la reconquista".





La información que acababan de dar los noticieros era contundente. Al término de los XVII Juegos Nacionales realizados en 2004 en Bogotá (en los que participaron 5.016 deportistas en representación del Distrito capital, las Fuerzas Armadas y 32 departamentos), los deportistas anfitriones obtuvieron un total de 152 medallas de oro, los de Antioquia 110 y los del Valle 101. Los de Bolívar, por su parte, únicamente tres.

Los bolivarenses habían pasado de alcanzar 18 medallas de oro en 2000, a obtener sólo tres preseas doradas en su siguiente participación cuatro años después. 


nimo asistente del más modesto club deportivo, los distintos actores del deporte bolivarense vienen adelantando una vasta labor de planificación y ejecución de tareas específicas, bajo el eslogan: "Bolívar, por la reconquista", de cara a ubicar a su delegación en el sitial de honor que tradicionalmente ha tenido en otros Juegos Nacionales.

Para ello, Turbay contrató al técnico cubano Claro Aurrecochea, responsable, según algunos cronistas, de los más recientes éxitos deportivos del departamento de Antioquia, quien ha venido asesorando a las ligas y, más concretamente, a los entrenadores de las distintas disciplinas, con el fin de promover la fundamentación deportiva y la actitud ganadora que deben poseer los atletas de alto nivel.

Turbay confía en que, con el trabajo realizado, Bolívar pase del puesto 14 en las anteriores justas, al 5º. lugar en el XVIII Juegos Nacionales. Para él, una de las mejores pruebas de que todo se ha planeado al detalle y se viene ejecutando de acuerdo con lo establecido, es que se han realizado varias visitas a la sede y las subsedes y ya se encuentran definidos los lugares de aloja xxxxx
El abogado Dumek Turbay hubiese querido acompañar a los deportistas bolivarenses en su viaje a la capital de la república, principalmente a los futbolistas, varios de los cuales lo estimaban por su exitoso paso como dirigente de este deporte en varias regiones de Bolívar, y ahora como gerente deportivo del Real Cartagena. Sin embargo, las posibilidades ciertas de que éste equipo ascendiese a la A, tal como en efecto se dio al ganar la final ante el Florida Soccer de Antioquia, lo obligaron a quedarse en Cartagena.


Esperanzas doradas
En las competencias individuales, Bolívar tiene cifradas sus mayores esperanzas para la obtención de medallas de oro en Miguel Marriaga, Johnny Vásquez y Gabriel Carmona, en boxeo; Milena Herrera e Ingris Rivera, en ajedrez; Óscar Castillo y Emilia Lamadrid, en tekondo; Melissa Bello, en kárate; Catherine Mercado, en pesas; Nelson Gómez, en lucha; Elizabeth Arnedo, en patinaje e Iván Mendoza, en gimnasia. Entretanto, en los torneos colectivos, los ojos están puestos en las selecciones de sóftbol, en femenino, y de béisbol, fútbol y fútbol de salón, en masculino.