Copyright 2010. All Rights Reserved. www.revistaelmetro.com

::.Síganos también  en--.>
Tribuna Libre
Mattos, otra vez
Por Carlos Ardila González *

Qué miedo. El empresario Carlos José Mattos Barrero, por intermedio de su abogado Abelardo De la Espriella, insinúa -¡otra vez! - que el escritor y periodista Óscar Collazos lo injuria y calumnia en una de sus últimas columnas; le advierte que el hecho de que "desconozca la ley no lo exime de responsabilidad"; y le reclama porque haya mancillado su honra y su buen nombre (Ver Carta de De la Espriella).

Y digo: qué miedo, porque he leído con atención la columna que nuevamente provocó la ira santa del célebre mentor del alcalde Campo Elías Terán y debo confesar que no hay en ella un solo párrafo, una sola línea, un solo adjetivo que yo no comparta plenamente (Ver Columna de Collazos).

De hecho, en artículos y notas periodísticas vengo advirtiendo sobre los riesgos que para el interés general representa la desmedida injerencia en el manejo de los asuntos del sector público de ciertos inversionistas, principalmente de los que se ufanan ante el mundo -muy orondos, muy tiesos, muy majos - del poder que les otorga el gigantesco tamaño de sus chequeras, y he reseñado casos puntuales que comprueban la gravedad del peligro advertido.

En el caso particular de Mattos Barrero, desde el mismo instante en que se supo que era uno de los más entusiastas promotores de la campaña de Terán y se relacionó dicho apoyo con su controversial proyecto inmobiliario en terrenos de Chambacú, compartimos con muchos otros actores nuestra preocupación (Ver Nota en La Silla Vacía).

Cuando vimos, en fotografías publicadas en Facebook, más de veinte automotores de la Hyundai estacionados en el emblemático Camellón de Los Mártires, también sumamos nuestra protesta a la de quienes reclamaron por lo que fue calificado como una profanación a nuestra historia.

Y más recientemente, cuando observamos que, a un costado de las murallas, en el sitio donde decenas de niños y jóvenes se reúnen diariamente a disfrutar del maravilloso espectáculo del vuelo multicolor de centenares de barriletes, estaban instalándose unas estructuras con unos enormes letreros publicitarios (denotando un repudiable afán mercantilista), también consideré -como la ministra de Cultura; como muchos periodistas; como centenares de ciudadanos que encontraron en las redes sociales una muelle almohada en la que desahogarse; - que el hecho era sencillamente indignante (Ver Nota en Metro).

Qué miedo. Pero -por otro lado - qué bien que la nueva aparición del 'coco' haya llevado a que cada día más ciudadanos comiencen a reflexionar, y a pronunciarse, sobre los peligros ciertos de una relación público - privada establecida en limusinas, jets privados o lujosos chalets y no en los escenarios que establece la democracia para el ejercicio de los actos oficiales.

En mi caso, es motivo de reflexión el texto completo de la carta enviada por Óscar Collazos al director de El Universal. Una cátedra de periodismo en cuatro párrafos (Ver Carta de Collazos).

Pero también, y sobre todo, los hechos que relata Mattos Barrero en un reciente reportaje en El Universal.

Confiesa el empresario que, desde los mismos inicios de la campaña a la Alcaldía, "mi amigo Luis Carlos Sarmiento Jr., mi amigo Gabriel Echavarría, mi amigo Mario Pacheco y muchos más, correlacionados con Cartagena", se reunieron con el entonces candidato Campo Elías Terán y "todos le ayudamos con dinero en lo que la ley dice. Hyundai lo ayudó y Carlos Mattos lo ayudó, en lo que la ley dice, y en eso quiero ser enfático. Igual, mis amigos allí presentes". Y remata: "Yo creo que eso no tiene nada de malo. Si el sector empresarial se une a un alcalde que quiere hacer mucho por una ciudad, ¿por qué no hacerlo?"

Podría ser. No sería entonces -claro que no - parodiando a La Silla Vacía, "La última inversión de Carlos Mattos, Luis Carlos Sarmiento Jr., Gabriel Echavarría, Mario Pacheco y muchos más en Cartagena". Lo que definitivamente no puede ser es que a una campaña política entren recursos sin que estos sean reportados al Consejo Nacional Electoral, y mucho me temo que ello haya ocurrido con algunos de los nombres que se citan, entre ellos el del mismo Mattos Barrero (Ver Lista de Aportantes a Campaña de Terán). Qué miedo.


cardilared@hotmail.com







     OPINIÓN
  * Director de Metro.com