::.Síganos también  en--.>

Copyright 2010. All Rights Reserved. www.revistaelmetro.com

******************************************************************************************************************************************************************************************************************
******************************************************************************************************************************************************************************************************************
Deportes

  Este espacio
  está reservado
  para su publicidad.
  Llámenos al
  3186062855
  o escríbanos a
  juancardila@gmail.com
Una vez posesionado esta tarde ante un notario de la ciudad, el nuevo alcalde de Cartagena, Dionisio Vélez Trujillo, contará con 892 días (del 23 de julio de 2013 al 31 de diciembre de 2015), para cumplir sus promesas de campaña y lo contemplado en su Programa de Gobierno 'Ahora Sí Cartagena'.

Sus primeros esfuerzos, en consecuencia, estarían encaminados a culminar las obras de Transcaribe; licitar las obras del Plan Maestro de Drenajes Pluviales; promover la ampliación de las plantas y redes para el suministro de agua potable y ordenar el traslado del mercado de Bazurto. De igual forma, a solucionar el caos vehicular existente; a sanear las precarias finanzas distritales; a lograr que las empresas prestadoras del servicio público de aseo cumplan con su deber de mantener limpia la ciudad, y a combatir la corrupción, generar más ingresos y bajar los galopantes índices de inseguridad, indigencia e inequidad que padece Cartagena. 

Hay otros problemas -sin embargo - que no aparecen escritos en ningún lugar, sobre los cuales nadie habla formalmente pero son los primeros que se le van a atravesar en el camino: al momento de escoger a sus nuevos colaboradores, el bisoño mandatario (desde hoy desempeñará su primer cargo público) deberá torear a los dirigentes políticos que se juegan sus restos en menos de siete meses, cuando se elijan en todo el país los nuevos senadores y representantes.

Por un lado, Vélez fue respaldado por nueve concejales, la mayoría de los cuales cuentan con una importante representación burocrática en el gobierno que termina. Cambiar el actual gabinete, tal como seguramente quisiera, no será fácil para el entrante mandatario. Vicente Blel no quiere que se cambie a su ahijado en el IDER; David Dáger aspira a que dejen a su recomendada en el EPA; Antonio Quinto Guerra desea lo propio con su apadrinado en la Secretaría de Participación Ciudadana y así sucesivamente.

Pero diez de los diecinueve concejales no lo respaldaron, lo que significa que arrancaría su gobierno con una coalición en contra que, aunque de labios para afuera se diga lo contrario, podría poner piedras en las ruedas de sus principales iniciativas. De acuerdo con lo que este portal ha podido establecer, varios de estos cabildantes han buscado acercamientos con el fin de integrar unas mayorías gobiernistas, pero esto, como es de suponer, tendría un costo para el alcalde en materia burocrática.

Por otro lado, empresarios y varios líderes políticos, distintos a los concejales, también estarían pidiendo representación en el equipo de gobierno. Ya se habla, por ejemplo, de ratificar funcionarios como el gerente de EDURBE (según se dice, por ser cercano al contralor del Distrito), e incluso del retorno de otros, como el exsecretario de Hacienda (por petición de la exalcaldesa Judith Pinedo).

De acuerdo con analistas, de cómo sortee el nuevo gobernante estos primeros problemas dependerá que comience o no, desde el mismo inicio de su administración, a recuperar la confianza que la ciudadanía ha venido perdiendo en sus gobernantes locales.

Se trata, en todo caso, de una nueva era: la de Dionisio Vélez Trujillo, pero que sólo sea de estilo y ciertos nombres y no de fondo, como seguramente desean amplios sectores ciudadanos, dependerá -en gran medida - de cómo el entrante alcalde maneje sus relaciones con la dirigencia local.

Su primer acto administrativo: el nombramiento de su gabinete, será -en consecuencia - un verdadero termómetro de lo que sería esta nueva era.





















Dionisio Vélez Trujillo, un cartagenero de 38 años, adminis- trador de empresas, casado con la abogada María Victoria Donado y padre de tres hijos, se posesiona hoy, a las 6 de la tarde, como nuevo alcalde de Cartagena. Al jurar "cumplir y hacer cumplir la Constitución y las Leyes" ante un notario de la ciudad, se compromete también a poner en marcha du- rante su gobierno el sistema masivo de transporte y los hos- pitales locales, a recuperar la seguridad ciudadana y a ge- nerar confianza ante el gobierno nacional con el fin de ja- lonar recursos para inversión social, entre otras promesas de campaña. Vélez se ha comprometido, igualmente, a go- bernar sin malas compañías y con absoluta independencia;  
el primer mensaje al respecto lo daría hoy mismo al nombrar a los miembros de su gabinete. Como se sabe, la opinión pública tiene sus ojos puestos en la nueva Administración.

   El nuevo mandatario, Dionisio Vélez, celebra con su familia el triunfo obtenido.

Hoy se posesiona el nuevo alcalde de Cartagena
Se inicia la era Vélez
        CARTAGENA
  Este espacio
  está reservado
  para su publicidad.
  Llámenos al
  3186062855
  o escríbanos a
  juancardila@gmail.com