Copyright 2010. All Rights Reserved. www.revistaelmetro.com

::.Síganos también  en--.>
Al turismo siempre le va bien, a la ciudadanía cartagenera casi siempre le va mal
Por Rubiela Valderrama Hoyos *

* Trabajadora Social, Magister en Estudios de Género.
Hace sólo unos días el editorial del periódico El Universal escribía: "En medio del panorama desolador de Cartagena, cuyos indicadores principales de calidad de vida se deterioraron en gran magnitud el año pasado, sobresale como un faro la actividad turística… En muy contadas ocasiones, el turismo en Cartagena ha experimentado crisis protuberantes".

Qué análisis más cierto; por ello me pregunto con frecuencia: ¿dónde hay que poner el acento de la inversión en Cartagena?, acaso como lo afirma ciertamente la editorial de El Universal, aunque hayan malos y corruptos gobiernos al turismo y sus empresarios siempre les va bien, contrario que a la ciudadanía pues normalmente le va mal, ya que los sucesivos malos, corruptos y hasta los que pintaban buenos gobiernos dejaron de hacer lo fundamental o lo hicieron a medias, y hoy tenemos a la ciudadanía sin disfrutar a plenitud los derechos básicos a la salud, vivienda, educación, a una vida libre de violencias, a la no discriminación por razones de etnia, orientación sexual y género, a la movilidad, a un servicio de transporte decente, a unas vías en buen estado y a la seguridad humana, etc., etc. 

Por ello me entristece leer los programas de gobierno de los posibles próximos alcaldes: más de lo mismo, páginas enteras dedicadas a mejorar lo ya "mejorado" por los gobiernos pasados; frases como "trabajar fuertemente por mejorar la competitividad", "desarrollo económico con los sectores estratégico como el turismo, la industria y los puertos", son lugares comunes en estas épocas electorales; no hay un solo programa de gobierno en las últimas dos décadas que no los mencionen. Y, en efecto, a eso se dedica el que gana, pues no hemos visto una sola crisis del turismo, de la industria y mucho menos de los puertos, mientras que las crisis de la ciudadanía, por falta de goce efectivo de sus derechos, es cada día peor, tal como lo informa periódicamente "Cartagena Cómo Vamos" y lo analiza certeramente el editorial en mención.

Señores y señoras candidatas y candidatos, si continúan por ese mismo errado camino, pronto tendremos en Cartagena multitudinarias marchas de ciudadanas y ciudadanos indignados, tal como ocurre hoy por todos los rincones del mundo, y -OJO - eso les puede dañar el turismo.


ruvaho@yahoo.es


     OPINIÓN