Copyright 2010. All Rights Reserved. www.revistaelmetro.com

::.Síganos también  en--.>
Investigación/denuncia
Vía al relleno sanitario: 1,2 kms. de peligro, charcos y arena 

Son pocos los que no lo hacen. La mayor parte de los camiones, cuando están a pocos metros del inicio de la vía que los conduce al relleno sanitario, invaden peligrosamente el carril contrario para doblar hacia la derecha y maniobrar de mejor manera hacia la entrada, que no comienza de forma perpendicular (como una L) sino en forma de U; o para ser más exactos, como una C invertida. Se trata de una maniobra peligrosa que se repite a cada instante en una carretera rápida que, en un sentido, lleva a la zona industrial de Mamonal y, en el otro, a las diferentes poblaciones cercanas a Gambote.   

De acuerdo con indagaciones realizadas, son 120 viajes diarios, en promedio. Y no decimos que 120 vehículos porque muchos de estos hacen varios recorridos al día. Son los camiones de Pacaribe y Urbaser, los cuales, día a día, ininterrumpidamente, recorren el caso urbano de Cartagena y la mayoría de sus corregimientos, recogiendo los residuos sólidos y llevándolos al Parque Ambiental Loma de Los Cocos, a 1,2 kilómetros de esa peligrosa y particular entrada, donde son depositados en un relleno sanitario por la empresa Caribe Verde.
Además, en lo que respecta a este último tramo, se trata de un recorrido de 1.200 metros a través de una carretera destapada, que en época de invierno se vuelve prácticamente intransitable por los profundos charcos que se acumulan a lo largo y ancho de la misma, y en época de verano se convierte en un insoportable arenal. En ambos casos, el perjuicio a quienes habitan o visitan las fincas cercanas es evidente.

Y, adicionalmente, es una carretera que tiene un valor estratégico incalculable, ya que conduce al corregimiento de Pasacaballos -que se encuentra dos kilómetros después de la entrada al relleno sanitario, por la misma vía- constituyéndose en alternativa para los casos en los cuales hay problemas serios con el tránsito vehicular por la carretera de Mamonal. 

La revista METRO dialogó con María Rojas, una mujer cuarentona quien vivió casi toda su vida cerca del lote donde hoy funciona el relleno sanitario, pero que hace unos días debió mudarse para El Campestre, donde unos familiares. Por ella supimos que el problema que a sus ex vecinos, y a las propias Pacaribe, Urbaser y Caribe Verde, les causa el mal estado de la carretera ha sido puesto en conocimiento de algunos funcionarios distritales, así como de varios trabajadores de dichas empresas, pero estos dicen que, desafortunadamente, en sus respectivos presupuestos no están previstos los costos de su solución.    


Otras fuentes consultadas, por su parte, aseguran que Caribe Verde, propietaria y operadora del relleno, se ha visto obligada a realizar -en varias ocasiones- un precario mantenimiento a la vía, y que en las otras dos empresas de aseo hay preocupación porque, cada día más, sus vehículos se deterioran por el mal estado de la misma, y porque éste, al obligar a un tránsito más lento, les impide cumplir a cabalidad las ciclo rutas programadas.  


Pudo establecerse, igualmente, que la Interventoría de Aseo tiene en su poder un estudio técnico que ofrece varias alternativas para mejorar la vía, particularmente lo referido a su financiación, lo cual es, al menos, un paso en el camino hacia la solución del problema planteado.

Lo que le preocupa a los residentes en las fincas vecinas al relleno sanitario es que, mientras se ponen de acuerdo las partes responsables y se deciden a pavimentar la carretera, ellos y sus familias tienen que soportar el mal estado de la vía y, sobre todo, como asegura con gracia María Rojas, "el polverío que nos teníamos que tragar".

Y, sobre todo, lo que les preocupa a quienes transitan por la carretera Mamonal - Gambote, es que, mientras se rectifica al menos el inicio de la carretera hacia el relleno, sigan topándose con los camiones de basuras cuyos conductores, al doblar hacia ella, se ven obligados a invadir el carril contrario. 
     SERVICIOS PÚBLICOS