::.Síganos también  en--.>

Copyright 2010. All Rights Reserved. www.revistaelmetro.com

******************************************************************************************************************************************************************************************************************
******************************************************************************************************************************************************************************************************************
Deportes

  Este espacio
  está reservado
  para su publicidad.
  Llámenos al
  3186062855
  o escríbanos a
  juancardila@gmail.com
Haga click aquí >>>

     Este espacio está reservado para su publicidad.
     Llámenos al 3186062855
     o escríbanos a juancardila@gmail.com
Desde hace más de tres meses, numerosos ciudadanos han venido denunciando, a través de las redes sociales y varios portales de Internet, entre ellos Metro.com, que a la vista de todos se levanta una mole de concreto que oculta, literalmente, uno de los monumentos patrimoniales que enorgullecen a los cartageneros: el Castillo de San Felipe de Barajas.

Para muchos de ellos, dicha construcción pareciera estar violando normas urbanísticas sobre defensa de los bienes de interés cultural y patrimonial, ya que, de acuerdo con lo que desde ese entonces ya comenzaba a vislumbrarse, los pisos superiores de la edificación iban a tapar la visual del invaluable monumento.

Semanas después de que algunos cibernautas, indignados, amenazaran con interponer denuncias y quejas sobre el caso ante los órganos de control correspondientes, la División de Patrimonio del Instituto de Patrimonio y Cultura de Cartagena - IPCC tomó cartas en el asunto, y requirió de la Comisión de Veeduría de las Curadurías Urbanas una "revisión urgente y concepto sobre la aplicación de las normativas urbanísticas vigentes" sobre las obras obras que se adelantan en la manzana 136 en el "área de influencia del Castillo de San Felipe", bautizado con el nombre de 'San Lázaro - Distrito Arte', de la Sociedad Paisar S.A. 

En carta enviada a los miembros de la Comisión, el jefe de la División de Patrimonio del IPCC, Olimpo Vergara Vergara, señala que "considero que se presentan serias dudas con respecto a la limitación de las alturas aprobadas en la licencia de construcción, habida cuenta que la intervención que se está realizando está ubicada en una zona de defensa o influencia de un bien de interés cultural de carácter nacional".

A pesar de la acción del IPCC, la obra siguió levantándose sin contratiempos. El Concejo, entretanto, tocó el tema en un debate de control político, y hoy sus miembros visitarán al personero William Matson, en sus oficinas de la Calle del Candilejo, con el fin de elaborar, de manera conjunta, un Plan de Acción que evite que se siga levantando la citada mole, particularmente un altillo que, definitivamente, de terminarse, le ocasionaría un grave daño al emblemático bien patrimonial.

De acuerdo con lo que este portal ha podido determinar, el proyecto, que cuenta con la correspondiente licencia de la Curaduría Urbana No. 1, contempla la construcción de dos pisos y un altillo en el cual funcionaría un auditorio. Según fuentes del IPCC, se autorizó para este proyecto una altura de 13.65 metros, "cuando la norma contempla, para estas áreas de influencia, dos pisos de altura, es decir apenas siete metros". "Lo curioso es que el proyecto, que se inició en el año 2010, cuenta con el concepto favorable del mismo Comité Técnico de Patrimonio", reveló otra fuente de la misma entidad.
        CARTAGENA
Concejales pedirán que se evite un daño patrimonial incalculable
Construcción  frente  al  Castillo  de  San Felipe,
tema  de  diálogo  hoy  en  la  Personería

Los concejales se reunirán hoy con el Personero William Matson para definir un plan de acción que conlleve a evitar que se siga levantando una mole de concreto frente al Castillo de San Felipe de Barajas. De acuerdo con lo que se ha podido establecer, sus constructores cuentan con todos los permisos requeridos, por lo cual la única vía es convencerlos de que, por amor a la ciudad, desistan de continuar construyendo el altillo que actualmente se levanta.




Archivo Metro.com