Copyright 2010. All Rights Reserved. www.revistaelmetro.com

::.Síganos también  en--.>
A pesar de la situación de incertidumbre que continua viviendo la ciudad a raíz de los hechos políticos a los cuales nos hemos vistos abocados, es imperativo  recuperar la dignidad y credibilidad, sobre la base de unos principios y valores que orienten la Administración Pública en todas sus actuaciones, entendiendo que  es posible construir una ciudad pensando más en los ciudadanos y su calidad de vida, comenzando por los sumidos en la pobreza absoluta.

Cuando vemos la recuperación que hizo la administración anterior de Puerto Duro y de las Plazas de Telecom y Olímpica, próxima Joe Arroyo, entendemos cómo era de necesario erradicar el caos y la inmundicia que por mucho tiempo hicieron de estos espacios públicos una vergüenza para todos los que aquí habitamos. Hoy es  fácil transitar por esos lugares, sin soportar el desorden y olores putrefactos del ayer reciente, lo cual nos permite pensar que uniendo esfuerzos e identificando propósitos comunes, por encima de intereses personales o de pequeños grupúsculos, es posible hacer de Cartagena la ciudad que soñamos.

Desde la plazoleta del Joe, podemos admirar en toda su magnitud el edificio donde funcionó por años las extintas Empresas Públicas Municipales; la construcción amenaza ruina, es hora de plantear su recuperación antes de que surjan propuestas de venta del inmueble, alegándose lo oneroso que resultaría su restauración. La ciudad demanda recuperar la memoria histórica de los últimos cien años, por ello consideramos conducente que allí se erija una Galería - Museo: 'LA GALERÍA DE LOS NUESTROS', donde se muestre en diferentes pabellones todo el legado y realizaciones de personajes sobresalientes de la ciudad de la última centuria, para hacer perdurable en la memoria de las generaciones futuras a estos cartageneros de nacimiento o por adopción, que contribuyeron desde diferentes ámbitos de sus actividades al crecimiento, reconocimiento y desarrollo de la ciudad.

Dicha Galería- Museo estaría compuesta por diferentes pabellones de acuerdo con las actividades que caracterizaron a los personajes que allí se erijan, así como un gran salón que permita la presentación de diferentes manifestaciones culturales, sobre todo de arte popular, utilizándolo igualmente para el debatir participativo de temas de ciudad.

Imaginémonos recorriendo el Pabellón Empresarial, donde se aprecie lo que significó para el desarrollo  industrial de la época, el empuje y realización de Don José Vicente Mogollón Levignac, más conocido como Don Pepe Mogollón, al convertir la Empresa de Artes Gráficas J. V. Mogollón & Cía., en la más importante en su género a nivel nacional, con almacenes propios de distribución en varias ciudades del país, generando centenares de empleo productivo. Encontrar la figura de Don Daniel Lemaitre Tono, hombre polifacético que brilló en diversas actividades, ya como industrial, músico y escritor, así como Don Rafael Del Castillo, pionero de la industria harinera, todo ello para destacar y rescatar cómo Cartagena tuvo un desarrollo industrial para la época que hoy día poco se reconoce; así como ellos, igualmente, mostrar a los industriales en otros sectores como las bebidas o refrescos como se denominaban, la perfumería y los calzados, entre otros.

Transitar por el Pabellón de los Virtuosos de nuestra música y transportarnos a anocheceres de bohemia con las cuerdas sonoras de un Sofronín Martínez, las notas alegres de un Rufo Garrido, Clímaco Sarmiento, Etelvina Maldonado o el inmortal Joe Arroyo, bajo la batuta de Yiro Pitro y Antonio (Toño) Fuente.

Detenernos con nostalgia en El Pabellón de Educadores, para recordar la vigorosidad de Don Antonio María de Irisarri y el temple de Don Alberto Elías Fernández Baena. Seguir recorriendo y encontrarnos con ilustres dirigentes, pintores y escritores como Alfonso Romero Aguirre, Eduardo Lemaitre Román, Enrique Grau, Jorge Artel, el Tuerto López, Napoleón Franco P. o la mano bondadosa de la seño Lore. Igualmente,  perpetuar tardes épicas y gloriosas con grandes del deporte como Chita Miranda o Jaime Morón León. Y así encontrarnos en otras áreas con actividades y personajes que hoy, por la brevedad del espacio, no mencionamos.

Qué reconfortante poder mostrar a las nuevas generaciones la vida y obra de personajes ilustres cuya memoria sigue siendo ejemplo, para recuperar la cartageneridad perdida.



Ingeniero Industrial
jconrado51@yahoo.com
Marzo 4 de 2.013

Galería de los nuestros
Por Juan Conrado Ovalle *

     OPINIÓN