Copyright 2010. All Rights Reserved. www.revistaelmetro.com

::.Síganos también  en--.>
Consejo universal
Por Horacio Cárcamo Álvarez *

* Abogado, especializado en Derechos Humanos. Esxsecretario de Educación de Bolívar
La ex senadora liberal Cecilia López Montaño, en un artículo publicado en la revista virtual Kienyke titulado: "Las tentaciones del poder", sugiere a los gobernantes unos consejos que, de observarse, les podrían ahorrar algunos contratiempos y a la comunidad mucho desconcierto y frustración.

Advierte la columnista que los consejos para evitar las tentaciones propias del ejercicio del poder no van dirigidos a todos los gobernantes o políticos, sino a aquellos que hacen parte de un grupo excepcional conformado por personas que llegan al servicio público "no a hacer negocios sino a cumplir una misión… con las mejores intenciones y cualidades pero que sucumben y pierden el norte". Descarta de plano la doctora Cecilia López, como beneficiarios de sus consejos, a aquellos gobernantes a quienes solo les interesa el "poder para enriquecerse".

Son tres las tentaciones a las que se refiere la destacada columnista: "los coros de ángeles, con asesores sin puesto conocido", la tentación de "viajar por cuenta del erario" y, por último, la de "ayudar a los amigos y la familia".

Cada una de las tres, en el rosario de las tentaciones, son de connotada antipatía, lesionan el prestigio del gobernante y, aunque necesariamente no sean ilegales, sí son una afrenta a la ética pública, a la sociedad que reclama y espera transparencia y eventualmente a la gobernanza. Los "coros de ángeles", integrados por las personas más cercanas al gobernante, como lo dice la dirigente liberal, "solo ven lo bueno y consideran traición llamar la atención del jefe cuando se equivoca". Son una especie de venda que no deja ver el tamaño del bosque.

Los asesores sin puesto conocido toman o influyen decisiones de la administración, se pavonean por oficinas públicas, reciben informes de carácter oficial y los funcionarios, para no ganarse la animadversión del gobernante que los auspicia con su acción u omisión, les rinden pleitesía y hasta culto, como si se tratara de santos populares, a pesar de adolecer del requisito de vida ejemplar. Para Cecilia López merecen mucho cuidado porque "no tienen costo político".

Viajar y ayudar a los amigos y a la familia es otra tentación reprobable en algunas circunstancias. Comenta la López que los excesos de viajes "no los perdona la opinión pública". Los amigos y los familiares tienen derecho a ayudar al gobernante pero no es presentable que lo pretendan a través de la contratación, a no ser que lo hagan observando las normas que definen la selección objetiva y las relacionadas con impedimentos e inhabilidades.

Estos consejos sobre las tentaciones del poder, la articulista los dirige al alcalde Petro, pero son válidos para todos los funcionarios que hoy son depositarios de la confianza electoral. Advierte también que, a pesar de que estas tentaciones son "evidentes… los funcionarios siguen cayendo y se sorprenden cuando los critican".



horaciocarcamoalvarez@yahoo.com

     OPINIÓN