::.Síganos también  en--.>

Copyright 2010. All Rights Reserved. www.revistaelmetro.com

******************************************************************************************************************************************************************************************************************
******************************************************************************************************************************************************************************************************************
Deportes

  Este espacio
  está reservado
  para su publicidad.
  Llámenos al
  3186062855
  o escríbanos a
  juancardila@gmail.com
Haga click aquí >>>

     Este espacio está reservado
     para su publicidad.
     Llámenos al 3186062855
     o escríbanos a
     juancardila@gmail.com
Fue una noticia más, y segura y lamentablemente no será la última. Una joven mujer: Heidy Pineda Barreto, fue rociada con gasolina por el padre de uno de sus hijos, quien procedió, de manera desalmada, a prenderle fuego. Los distintos medios de comunicación cubrieron el caso como lo hicieron en las anteriores ocasiones, y en las redes sociales cinco o seis personas clamaron justicia, al igual que otras veces.

La esposa del alcalde Dionisio Vélez, María Victoria Donado, visitó a Heidy en el Hospital Universitario del Caribe, donde se encuentra recluída, y le ofreció todo su apoyo.

Pero el gobernador de Bolívar, Juan Carlos Gossaín, fue mucho más allá, y aprovechando la presencia de periodistas de todo el país en un evento convocado por el Gobierno Nacional, denominado Pacto por la Travesía de la Educación Superior, en el cual estaban presentes la ministra de Educación María Fernanda Campo, altos funcionarios de esa cartera y varios secretarios del ramo, puso el dedo en la llaga de la repudiable problemática al decir que, para casos como el de la joven quemada "deberíamos pensar en la pena de muerte, durante un periodo de dos o tres años, lo que acabaría con el hacinamiento carcelario y de paso con estos monstruos sociales".

Gossaín aclaró que lo decía "como una forma desesperada de llamar la atención", advirtiendo que "ningún motivo justifica alguna forma de agresión física o psicológica en cualquier ser humano".

De manera inmediata, las palabras del gobernador causaron reacciones de diversa naturaleza. A nivel nacional su airadas declaraciones recordaron las propuestas que, en similar sentido, abanderó en su momento la fallecida senadora Gilma Jiménez; y a nivel local, principalmente a través de Twitter, varios ciudadanos criticaron la posición del mandatario. A través de su cuenta @Unarevoltosamas, la estudiante de Derecho Angélica Ricaurte preguntó: "Oye, @JCGossain, ¿de verdad te parecen "monstruos sociales" los conductores ebrios y quienes maltratan a las mujeres?".

A las distintas críticas, el gobernador, a través de su cuenta @JCGossain, reconoció que lanzó la propuesta para sensibilizar a la opinión pública sobre los graves casos de violencia contra la mujer que se vienen dando en todo el país, a pesar de las campañas que se realizan, y dijo que "lo importante es que amanecimos hablando de un tema que lo amerita. Ciudadanía participativa".

Ante las acusaciones de que sus palabras habían tenido un viso de populismo, Gossaín trinó: "acepto lo de populista si con eso logro que muchos reaccionen y se indignen; (pero) indignación de verdad".




        JUSTICIA

El gobernador de Bolívar, Juan Carlos Gossaín, reaccionó ante los nuevos casos de violencia contra mujeres indefensas, y propuso, como medida de cho- que, que se estudie la posibi- lidad de aplicar la pena de muerte a quienes insistan en tan repudiables prácticas, así como a los individuos que, a pesar de las campañas que se adelantan para concientizarlos del peligro que encierran, in- sisten en conducir borrachos. De manera inmediata, la propuesta suscitó un debate nacional.
Gossaín propuso que se estudie la imposición de la pena capital
Abierto  un  gran  debate  nacional  sobre
cómo  enfrentar  la  violencia  de  género




Heidy Pineda Barreto, la mujer quemada por su marido.