Copyright 2010. All Rights Reserved. www.revistaelmetro.com

::.Síganos también  en--.>
Radiografía distrital
Por Germán Osorio Buelvas *

* Sicólogo
A mi consultorio llegó una hermosa pero alicaída paciente, para un chequeo de rutina, más de seis meses del inicio de la nueva Administración. Tiene un hermoso nombre: 'Cartagena de Indias', pero está enferma; muy enferma. El siguiente fue mi diagnóstico.

Lo primero es analizar los antecedentes. La paciente venía con una fuerte irritación de las vías digestivas, varios tramos del intestino Pedro de Heredia con irritación a causa de la intervención quirúrgica llamada Transcaribe, le han ocasionado un estreñimiento crónico. Además, presenta una fuerte infestación del microorganismo vulgarmente conocido como mototaxi, que le produce fuertes dolores en el vientre; siendo este problema digestivo el más relevante, pues incide en el funcionamiento de todo el organismo, podemos también destacar otros síntomas como son: Ataques epilépticos conocidos como "el mal de balas", consistentes en ataques a células ciudadanas que el mal selecciona estratégicamente. Este "mal de balas" hace parte de un síndrome de miedo, que es reforzado por otros síntomas como atracos y, ocasionalmente, violaciones a células tipo hembra del organismo.

La paciente evidencia otros síntomas menores, pero relevantes, como es el asedio permanente de células tipo "ventis ambulantis", que pululan por todo el organismo, afectando aspectos como movilidad, estética y calidad de vida de las células tipo hogar. Cabe destacar que la paciente tiene otras enfermedades paralelas y crónicas como  "tuguritis", "desordenamiento ciudadano al andar" y "basurismo intensivo".

Y le practicamos numerosos exámenes. Se procedió a elegir nueva administración, con el fin de hacer una especie de biopsia, es decir, diagnosticar e intervenir los males en un solo movimiento. El remedio elegido es reconocido por su alto impacto en otros enfermos crónicos de "tuguritis", esperando que, si el paciente mejoraba esta enfermedad particular, otros álgidos males mejorarían o desaparecerían de forma coyuntural. El remedio, sin embargo, tiene como contraindicaciones que su vehículo es una fuerte carga de politicoclásicos que tradicionalmente han venido causando a la paciente las enfermedades mencionadas, debido a efectos secundarios de tratamientos aplicados en la historia previa de éste.

Desafortunadamente, casi ocho meses después de aplicado el paliativo, el paciente no muestra ninguna mejoría; los indicadores de las enfermedades mencionadas en esta historia clínica no disminuyen, lo cual es mirado por los galenos con preocupación.


Y nuestro diagnóstico es que si la paciente permanece en este estado de postración al que está sometido, al parecer porque el tratamiento ha resultado inocuo, corre el peligro de una grave "Parálisis Cuadripléjica Severa e Irreversible". Esto debido a que los problemas que no son atendidos tienden con el tiempo a empeorar.

Hay que cuidar a esta paciente, no vaya a ser que haya que aplicarle medidas extremas o que aparezcan males peores como podrían ser: Pandillismoentodolado, o "bloqueo de Madre Santa" que consiste en que el paciente "se parte" a nivel circulatorio, y la sangre de Bocagrande no puede circular hacia el Socorro y viceversa. Otro mal que podía aflorar es la anarquía; esta paciente tiende a manifestarla (con tendencia a empeorar) en síntomas psiquiátricos como: escuchar música a alto volumen, consumir drogas en todo tiempo y lugar, e irrespetar a sus padres o cualquier tipo de autoridad.

Esperemos que esta hermosa pero alicaída paciente reaccione, antes de que sea demasiado tarde.




geosbu@hotmail.com


     OPINIÓN