Copyright 2010. All Rights Reserved. www.revistaelmetro.com

::.Síganos también  en--.>
El alcalde de Cartagena de Indias,  Dionisio Vélez Trujillo, muy seguramente tendrá que abordar tres temas urgentes en el primer mes de su mandato. En primer lugar, nombrar a su grupo de Secretarios de Despacho, Directores, Gerentes, Asesores y funcionarios, y transformarlos en un equipo altamente efectivo. En segundo lugar, iniciar la construcción de su Plan de Desarrollo 2013-2015; y en tercer lugar; elaborar el Presupuesto del Distrito de Cartagena de Indias para la vigencia fiscal de 2014.

El Presupuesto lleva implícito un ejercicio de soberanía estatal; es un instrumento de planeación financiera, y opera como un mecanismo de la política pública para la provisión de bienes y servicios, redistribución del ingreso e -incluso- para buscar la estabilidad económica.

Las disposiciones vigentes establecen que el ciclo presupuestal en el Distrito de Cartagena de Indias se inicia con la etapa de preparación, la cual -si no estoy errado - debió comenzar en el mes de julio de 2013. En esa fase es necesario contar, al menos, con las cifras de la ejecución presupuestal, la situación de tesorería a junio 30 de 2013 y las proyecciones para el segundo semestre de ese período, entre otros temas fundamentales. Allí Vélez Trujillo y sus coequiperos tendrán la oportunidad de conocer en detalles, la situación financiera y fiscal del Distrito Turístico y Cultural.

Como es sabido por la comunidad, el Decreto de Presupuesto consta de tres artículos. El primero se refiere al Presupuesto de Rentas y Recursos de Capital (Estimación de ingresos); el segundo, al Presupuesto de Gastos o Acuerdo de Apropiaciones (Autorización de gastos); y el tercero, corresponde a las denominadas Disposiciones Generales. Las Disposiciones Generales son normas que buscan garantizar una adecuada y correcta ejecución presupuestal ajustada a la ley. Su vigencia es para el período fiscal en que se expiden.

Mientras se aprueba el nuevo Plan de Desarrollo, el alcalde Vélez Trujillo deberá continuar con el actual: "En Cartagena hay campo para todas y todos", y también deberá ejecutar lo que queda del presupuesto aprobado para 2013. Dadas las naturales diferencia de visiones entre este nuevo gobierno y el anterior, es posible y bastante probable que desee hacer modificaciones, traslados e incorporaciones al instrumento en el que se calculan anticipadamente ingresos, gastos e inversiones.

El alcalde Vélez Trujillo en su discurso de clausura de las segundas sesiones ordinarias del Concejo Distrital del año 2013 planteó el tema. Con toda razón desea iniciar de inmediato la transformación de Cartagena que prometió en su campaña hacia el Palacio de la Aduana. El Presidente de la Corporación, por su parte, en el mismo escenario y en algunas declaraciones a los medios de comunicación, ha expresado el pensamiento del cabildo al respecto. Se anticipa, entonces, un ejercicio de análisis y discusión democrática de trascendental importancia para la ciudad y sus habitantes. Irrumpe aquí un dilema: ¿discrecionalidad y confianza en el ejecutivo o reglas jurídicas para el manejo presupuestal?

El experto en temas presupuestales Mario Mejía Cardona, administrador y contador público, ex director General de Presupuesto, con más de 20 años de experiencia en el Ministerio de Hacienda y Crédito Público, autor del libro "El laberinto fiscal", amparado en la Sentencia C-685-96, aporta algunas ideas en este dilema presupuestal: "Dada la naturaleza adjetiva del presupuesto, las disposiciones generales no pueden crear ingresos y gastos, así como tampoco pueden conceder facultades al Gobierno que no estén orientadas a la correcta ejecución del presupuesto. En consecuencia, son inconstitucionales las facultades que se confieren al ejecutivo para modificar el presupuesto, ya que se trata de facultades exclusivas del Congreso, las Asambleas Departamentales y los Concejos Municipales, así como las autorizaciones de endeudamiento que deben ser expedidas mediante leyes, ordenanzas y acuerdos de carácter sustantivo, en debates independientes al presupuestal. Tampoco es posible incluir en las disposiciones generales normas que modifiquen leyes preexistentes".



* Economista con especialización en Finanzas
y Legislación Financiera. Exalcalde encargado
y exsecretario General de Cartagena.


f.merlano@hotmail.com

Agosto de 2013

Dilemas presupuestales
Por Felipe Merlano de la Ossa *



     OPINIÓN
Otras columnas del mismo autor