::.Síganos también  en--.>

Copyright 2010. All Rights Reserved. www.revistaelmetro.com

Concejal. - Beneficioso. No de otra forma puedo apreciarlo a pesar de sus tropiezos e imperfecciones. Una lucha humana en la búsqueda del progreso  ha consistido en la posibilidad real, no simulada, de la participación popular en la confección del poder público y en general de las decisiones que afectan a un conglomerado de personas. Esa apertura se dio en marzo del 88 cuando pudimos decir a través de un mecanismo universal, sin vedas, quienes nos parecía  podían gobernar mejor. No eran ya los apellidos, el abolengo ni la "noble estirpe" vista desde los ojos de la "soberanía andina"; eran, las capacidades, meritos y virtudes en las plazas, barrios y ágora contemporánea - los medios masivos de comunicación - para poder persuadir  acerca de tal o cual camino es el más provechoso cuando de los menesteres de la administración pública territorial se trata y decidirlo allí mismo por los directos afectados. Una elección como la de otrora, a dedo, no producía más que un déficit de legitimidad  sobre una población con muchos seres humanos capaces de discernir lo que les parezca más conveniente en cuanto a su gobernanza en una época. La descentralización y la democratización de las decisiones locales es un proceso de progreso pues, a mi juicio, no puede calificarse de otra manera la posibilidad de autodeterminación popular desde el nivel subnacional. El centralismo era y sigue siendo una licencia al etnocentrismo que no es más que otra forma de discriminación, prejuicio y minoría de edad para las regiones. 

¿Sí trajo beneficios la elección popular de alcaldes? ¿Por qué lo cree?

R/. Si los trajo. Lo creo por algo muy simple y no es necesario ir a las estadísticas. La razón es filosófica. Si un grupo de mujeres y hombres dotados de capacidad natural para ejercer sus libertades de conciencia,  buen juicio, además de las comunicativas cree, fundadamente, que en su inmediato entorno, el servidor público de mayor responsabilidad en el destino común debe obedecer a un criterio legalmente mayoritario a fin de evitar la arbitrariedad en los derroteros que como comunidad deben caminar juntos ¿cómo podemos entender que de ello no se desprenda la consecuente posibilidad de incidir en su asunción a ese cargo si ello se hace con sus recursos por lo menos? El aprendizaje histórico de sociedades con derechos civiles preinstitucionales nos indica que el déficit democrático de incidencia en decisiones como la elección de Alcaldes no es otra cosa que andar con grilletes, siendo esto inconsistente con un contexto de libertad y autónoma  escogencia. La elección popular de alcaldes es solo un paso de reconocimiento en el camino de lograr menos trabas e inconsistencias en una sociedad que se desea desprovista de opresiones y autoreflexiva de sus decisiones públicas además de su destino. Ahora bien, esto no es abstracto. Somos occidentales, nuestras constituciones de estirpe liberal y cada vez mas fuimos accediendo a una educación que colaboraba con la autodeterminación además de la ayuda que proveen a estos factores el ingreso al sistema productivo de un mayor número de personas todo lo cual desemboca en una necesidad de incidencia en la manera como se aspira a vivir. Nuestra realidad es menos arbitraria hoy muy a pesar de todos los grandes escollos que aún quedan por rebasar. Como reflexión digo lo siguiente que es consistente con escrutinio histórico detallado: los totalitarismos, las dictaduras y los etnocentrismos son celosamente centralistas; la democracia territorial y la autodeterminación popular local son la expresión de la necesidad  de imponer un dique a los regímenes o si se quiere voluntades distantes a los basamentos institucionales  soportados en la libertad. 

¿Qué debe -según su concepto - mejorarse?

R/ debe haber, a mi juicio, mayor nivel de carrera administrativa y meritocracia en los cargos públicos relacionados con la planeación y la hacienda a nivel municipal, esto es, mayor tecnificación del servicio público en estas dos áreas medulares de la administración pública local, en principio. Fiscos menos perezosos en el cobro de los tributos y contribuciones. Y sobre todo, mayor preocupación municipal por las formas de generación de riquezas más condescendientes con las ventajas naturales de los distintos municipios a nivel nacional. Queda mucho camino por recorrer pero, para quienes creemos y amamos la libertad como el valor más preciado seguidamente de la vida, este debe ser un proceso que por mas traumas que  haya conllevado en estos cortos 25 años no puede ser reversible pues, no hay mejor forma de progreso que la que se da por medio del debate, la discusión y los comicios. Las otras formas son ajenas a un porvenir  de autorrealización de cada hombre y mujer.




Concejal Pastor Jaramillo Robles

Metro.com. - El 13 de marzo de 1988 se realizaron en todos los municipios del país las primeras elecciones de alcaldes. A pesar de lo que representó ese evento en materia de mayor participación ciudadana en la determinación de los asuntos locales, en varias localidades se asegura que hubo -por el contrario - un retroceso. ¿Cómo califica usted este proceso?