Copyright 2010. All Rights Reserved. www.revistaelmetro.com

::.Síganos también  en--.>
EL CASO DE LIME

Un Tribunal de Arbitramento, que funcionó por conducto del Centro de Conciliación y Arbitraje de la Cámara de Comercio de Cartagena, resolvió un conflicto suscitado entre el Consorcio Lime y el Distrito de Cartagena al momento de la liquidación del contrato de prestación de servicio de aseo urbano suscito entre las partes.

Antecedentes

La causa del conflicto consistió en que Lime reclamó al Distrito, luego de la terminación del contrato y al momento de su liquidación, el pago de una cuantiosa  sumas por concepto de los supuestos sobrecostos derivados de los diferentes traslados del relleno sanitario de Henequén a otros sitios de disposición final de los residuos.

Los primeros acercamientos para lograr la liquidación del contrato se dieron durante la anterior administración, durante la cual se realizaron mesas de trabajo encaminadas a determinar el valor exacto de los sobrecostos, y se redactaron varios proyectos de actas de liquidación, en uno de las cuales el Distrito de Cartagena reconocía a Lime la suma de $17.698.403.879.oo, solo por capital. Con fundamente en este último proyecto, a finales de 2007, el Distrito presentó ante el Tribunal Administrativo de Bolívar una demanda de liquidación del contrato, reconociendo por concepto de sobrecostos la suma citada; dicha demanda fue rechazada por falta de competencia de la justicia ordinaria para dirimir esta controversia, ya que existía una cláusula compromisoria que obligaba a dirimir cualquier conflicto ante el Tribunal de Arbitramento.

El Tribunal de Arbitramento y su decisión

Por lo anterior, el consorcio convocó a un Tribunal de Arbitramento, integrado por los juristas y árbitros María Cristina Morales de Barrios, Juan Pablo Cárdenas Mejía y Juan Carlos Expósito Vélez.

En la demanda que inició el proceso arbitral, Lime estimó sus pretensiones contra el Distrito en la suma de 49.007 millones 272 mil 784 pesos, pero, posteriormente, luego de que el Distrito ejercitara su defensa, redujo su reclamación a la suma de 31.826 millones 431 mil 531 pesos.

Durante el proceso se agotaron instancias de conciliación en las que Lime y el Distrito no llegaron a ningún acuerdo, pues las pretensiones, a juicio de la defensa de este último, eran desproporcionadas y carecían de soporte probatorio.

Finalmente, el laudo arbitral, producido el 15 de febrero de 2010, ordenó la liquidación del contrato y concluyó que, efectivamente, se generaron sobrecostos por los cambios del relleno sanitario, pero no en los valores que reclamaba la empresa demandante sino en unos muy inferiores. Con base en el dictamen de los peritos, se ordenó al Distrito el pago a favor de Lime de la suma de 7.696 millones 549 mil 950 pesos, que cubre tanto capital como intereses. Contra esta decisión se presentó un recurso de anulación que posteriormente fue retirado.

En conclusión, la diferencia entre las pretensiones iniciales de la demanda y la condena es de 41.310 millones 722 mil 834 pesos. Y la diferencia entre el valor reconocido por la Administración en 2007, por cuya cuantía se presentó la demanda ante el Tribunal Administrativo, y el valor estipulado en el laudo arbitral, asciende a la suma de 10.001 millones 853 mil 929 pesos.