Copyright 2010. All Rights Reserved. www.revistaelmetro.com

::.Síganos también  en--.>
        OPINIÓN
La ofensiva ocurrencia del concejal Pión
Por Antonio Sanguino *



Sorpresa e indignación. Eso fue lo que produjo Cesar Pión, el concejal de Cartagena por el Partido de La U que acudió a una audiencia de rendición de cuentas vestido de paramilitar. Peor aún fue la justificación que dio al acto. Dijo que lo hacía como protesta por la situación de inseguridad de la ciudad. Bastante ocurrente, por decir lo menos, el
creativo concejal : reclamar seguridad ciudadana emulando con su vestimenta a Carlos Castaño o a Salvatore Mancuso.

Genera sorpresa el grado de ignorancia que revela Pión. Pareciera que no se hubiera tomado el trabajo de leer uno solo de los abundantes estudios sobre seguridad urbana  que existen en nuestro medio. Allí podría "descubrir" que la oferta de seguridad de las organizaciones paramilitares radicó en el rol que jugaron como reguladores de los mercados criminales. Que una vez  "pacificados" a sangre y fuego los territorios bajo su dominio, instituyeron verdaderas dictaduras ilegales con alarmantes impactos sobre los indicadores de seguridad. Y que luego de su fallida desmovilización mutaron hacia Bandas Criminales cuyas estructuras se articularon a las redes dedicadas a típicos fenómenos de delincuencia urbana.
También sorprende que siendo concejal no se haya enterado de los miles de desplazados y víctimas del paramilitarismo que llegaron a la ciudad buscando refugio y protección o de los reclutamientos y actividad violenta de la oficina de Envigado y de otros grupos hereditarios de las AUC en las barriadas cartageneras.

Seguramente el concejal Pión tampoco sabe del informe "Basta Ya" entregado en días pasados por la Comisión de Memoria Histórica. Y esa otra ignorancia lo lleva a ofender la dignidad de las víctimas de las Autodefensas. Seguramente no sabe que según dicho informe el conflicto armado nos ha costado la vida de 220 mil personas. Que 8 de cada 10 muertos son civiles. Que el 57 % de las masacres a civiles fueron cometidas por las AUC y el 17 % por miembros de la fuerza pública, lo que indica que quienes en mayor proporción se ensañaron contra la población civil fueron las tropas cuyo uniforme portaba con orgullo el concejal.

Pero estas ignorancias no exime de responsabilidad a un servidor público como Pión. Si el tiempo no le alcanza para leer, las informaciones radiales y televisivas son suficientes para enterarse del grado de sevicia con el que han actuado los grupos que él quiso reivindicar portando su uniforme. Es lamentable que, precisamente, cuando las víctimas de la violencia reclaman verdad, justicia y reparación, un concejal de una ciudad especialmente golpeada por la violencia las ofenda exaltando a los victimarios. Y que, exigiendo mayor seguridad para la ciudad, reivindique a quienes precisamente constituyen, ahora reciclados en nuevos grupos, su principal factor de perturbación. 



* Codirector Nacional del Partido Verde y concejal de Bogotá.