Copyright 2010. All Rights Reserved. www.revistaelmetro.com

::.Síganos también  en--.>
        OPINIÓN
Los desafíos de Dionisio
Por Antonio Sanguino *

ESPECIAL PARA METRO.COM

No la tiene fácil Dionisio Vélez. Llega a la Alcaldía de Cartagena en unas elecciones atípicas marcadas por una abstención por encima del 70% y un voto en blanco que ocupó el tercer lugar en la contienda. Y tiene la enorme responsabilidad de trazar un rumbo para la ciudad solo en dos años y medio. Le toca gobernar a contrarreloj.
El primer desafío del nuevo alcalde es de orden ético. Los asuntos públicos de Cartagena están cargados de suspicacias, rumores y acusaciones de presencia de graves fenómenos de corrupción e ilegalidad. Miembros de familias de la política tradicional cartagenera y reconocidos personajes vinculados a hechos ilegales merodean como fantasmas en la vida pública de la ciudad. A Dionisio le corresponde marcar absoluta distancia de todo ello y liderar una cruzada que restituya la confianza de los ciudadanos en sus instituciones y gobernantes. Aplicar el principio de "muchos ojos y pocas manos" en la contratación pública, fortalecer la presencia ciudadana en la vigilancia de su gestión y construir unas relaciones de independencia y transparencia con los otros poderes públicos de la ciudad puede ser la ruta en ese terreno.

Pero también hay un enorme reto en materia institucional. La enfermedad y muerte de Campo Elías Teherán generó una coyuntura de inestabilidad que socavó la gobernabilidad de Cartagena. Tanto la capacidad de movilización de los recursos institucionales locales, como la relación y concurrencia con la nación se vieron seriamente afectadas. Y ello generó también un ambiente de pesimismo en los cartageneros. La encuesta Cartagena Como Vamos así lo registra. Mientras en el 2008 un 61% de los encuestados reconocía que la ciudad iba por buen camino, en el 2012 ese optimismo cayó al 35%. Le corresponde a Dionisio hacerse a un equipo de gobierno competente y desplegar en tiempo record una interlocución eficaz con el Gobierno Nacional y todos los actores de la sociedad cartagenera.

En materia de agenda gubernativa el desafío está en atender prioritariamente las principales demandas de los ciudadanos, que además fueron sus banderas de campaña. La movilidad y en especial la puesta en marcha plenamente de Transcaribe y el sistema de transporte público de la ciudad no dan espera. Un alto sentido de autoridad, una gran dosis de gerencia y una coordinación adecuada con las autoridades de policía son de gran utilidad para encarar la demanda de seguridad que reclaman los habitantes y visitantes de una ciudad con preocupante presencia  de bandas y estructuras articuladas a los típicos fenómenos de seguridad urbana. Y Los asuntos sociales y ambientales son urgencias en una ciudad terrible y odiosamente segregada entre ricos y pobres y con sus recursos naturales seriamente amenazados. El nuevo gobierno debe comprometerse con disminuir la deuda social en educación y salud, y adelantar las obras que mejoren los servicios públicos, en especial, el de alcantarillado. 

Tiene a su favor el nuevo alcalde la frescura del mandato recibido y un liderazgo independiente que ojalá respeten los partidos que avalaron su candidatura. Al Gobierno Nacional le corresponde con diligencia facilitar la gobernabilidad de Dionisio con recursos financieros e institucionales. Y a todos los actores de la ciudad, sin desmedro de la vigilancia y la fiscalización debida, confiar en que la Cartagena de todos los colombianos quedó en buenas manos.        



* Codirector Nacional del Partido Verde y concejal de Bogotá.