::.Síganos también  en--.>
Tribuna Libre
En busca de buenos candidatos
Por Carlos Ardila González

El domingo 28 de octubre, los colombianos definiremos a punta de tarjetones electorales el futuro de nuestros departamentos, distritos, municipios y localidades. Ese día, en una jornada democrática que se extenderá desde la 8 de la mañana hasta las 4 de la tarde en punto, serán elegidos los próximos gobernadores, diputados, alcaldes, concejales y ediles de los entes territoriales del país.

Y hay que recordar, por si acaso alguien lo ha olvidado, que estos servidores públicos lo serán por el término de cuatro años: desde el 1 de enero de 2008 hasta el 31 de diciembre de 2011. Y hay que decir también, para el caso de Cartagena, que el nuevo alcalde será quien presida, el 11 de noviembre de 2011, al lado del Presidente y sus ministros e importantes personalidades de todo el mundo, los actos conmemorativos del Bicentenario de la Independencia Absoluta de España.

En esta ocasión los cartageneros elegiremos no sólo al primer alcalde que gobernará la ciudad durante cuatro años consecutivos sino, además, a un mandatario que pasará a la Historia -así, con H mayúscula- cuando se constituya en uno de los protagonistas de las efemérides más importantes de Cartagena en los últimos cien años.

Y todo ello, sumado a la responsabilidad del próximo mandatario de trabajar, con todos los estamentos locales y las instancias gubernamentales debidas, para torcerle el cuello a los galopantes índices de pobreza e inseguridad que padece la ciudad, como consecuencia, entre otros factores, del desgreño, la desidia y la incapacidad de gran parte de sus dirigentes.

Cuando en cualquier empresa va a designarse un gerente, sus socios, en primera instancia, propician que un buen número de elegibles presenten sus  hojas de vida, para luego analizarlas con el debido rigor y proceder a designar al mejor aspirante posible. Nadie nombra como administrador, aún del más modesto de los negocios, al primero que alce la mano señalando que él quiere ser. Y mucho menos, sin que se conozcan sus antecedentes y capacidades. Hasta la trayectoria de quienes aspiran a regentar la más pequeña farmacia es sometida a estudio por parte de sus propietarios. 

Es inconcebible, entonces, que estemos a punto de escojer al gerente de la más importante empresa de la cual somos socios todos los cartageneros, este emporio comercial, industrial y turístico que es nuestro terruño, sin haber propiciado un proceso ciudadano para examinar de manera colectiva el perfil de un importante número de eventuales candidatos.

Se dirá que hoy existen numerosos aspirantes y que varios de ellos representan, o dicen representar, un importante sector de la ciudad. Pero habrá que aclarar que, en la mayoría de los casos, se trata de candidaturas (o ambiciones) grupistas o personales, promovidas desde instituciones públicas, clubes sociales o residencias de caciques políticos, y no candidaturas surgidas de un proceso amplio e incluyente de partidos políticos, movimientos ciudadanos o grupos de interés.

En todo caso, por la importancia del cargo y las gigantescas responsabilidades que encierran sus funciones, varias de las cuales se mencionan en esta nota, lo que debe destacarse es que hay que analizar muy bien, con toda la atención del caso, el curriculum de los aspirantes, pero también, porque se elige un equipo y no sólo un funcionario, quiénes son sus promotores tanto politicos como financieros.   

Estamos, como ya se dijo, ante unos comicios trascendentales. En octubre de 2005, a pesar de tratarse de un gobierno de transición que apenas debía culminar los dos años y veintidós días dispuestos por el Acto Legislativo 02 de 2002, numerosos ciudadanos reflexionamos profundamente sobre la necesidad de sufragar bien. En octubre de 2007, para un periodo de cuatro años y con todas las responsabilidades que deberá asumir el nuevo alcalde, nuestra obligación no puede ser otra que -además- hacer un gran esfuerzo para contar con buenos candidatos y poder votar mejor.



cardilared@hotmail.com

Agosto de 2007
     OPINIÓN

Copyright 2010. All Rights Reserved. www.revistaelmetro.com

  * Director de Metro.com