Copyright 2010. All Rights Reserved. www.revistaelmetro.com

::.Síganos también  en--.>
Tribuna Libre
De denuncias y demandas
Por Carlos Ardila González *

Para muchos ciudadanos -entre ellos muchos periodistas, ¡quién lo creyera! - denuncia y demanda significan lo mismo. Ello, sin embargo, no es así. La denuncia es la que se instaura ante la Fiscalía, con el fin de que este ente investigue la comisión de un presunto delito y, de hallar responsable, lo acuse ante un juez para que imponga o no una condena. En este caso, el denunciante busca que se haga justicia o, en todo caso, cumple el precepto constitucional de informar a los órganos de control el crimen de cualquier tipo que llegare a conocer. Suelen también llamarse denuncias las instauradas ante la Procuraduría o la Contraloría, pero en estos casos es preferible el término queja.  

Por su parte, la demanda es un proceso civil referido a sucesiones, arriendos, contratos y, en general, asuntos que implican la exigencia de una obligación contraída. También, a la petición de un resarcimiento cuando se considere que alguien ha afectado la honra y el buen nombre del demandante. Se demanda el cumplimiento de un deber o una compensación -generalmente económica - por el incumplimiento de una obligación y el daño que este ocasione. Las demandas, por ello, las debe interponer el afectado.

Ejemplos de denuncias y quejas recientes hay muchas. En la actualidad, la Contraloría General de la República y la Procuraduría General de la Nación adelantan sendas investigaciones por presuntos hechos de corrupción cometidos por funcionarios de la Administración distrital de Cartagena, por denuncias o quejas instauradas por varios ciudadanos.

En el caso de demandas, o anuncios de demandas porque solo son eso hasta el momento, hay tres que son ejemplos de lo que estas representan. Está la que ha anunciado Radamel Falcao García contra el diario 'The Sun', luego de que el reconocido medio asegurara que el futbolista colombiano tiene un romance con una modelo ecuatoriana. Como Falcao no conoce a la modelo y la equivocada información pudo dañar su matrimonio y afectar su honra y su buen nombre, decidió demandar a 'The Sun'.

Está la que ha anunciado, mediante un comunicado de la Secretaría del Interior, el titular de esta dependencia, Nausícrates Pérez. Luego de que una ciudadana señalara en un noticiero radial que Pérez le adeuda una fuerte suma de dinero y que, durante la pasada campaña a la Alcaldía, le hizo una serie de singulares promesas que ha incumplido, el funcionario hizo saber que promoverá "demanda civil, por responsabilidad civil extracontractual, por daños al buen nombre, honra y en calidad de vida en sociedad" (SIC), contra los periodistas y los propietarios de los medios de comunicación que han divulgado la denuncia pública de la ciudadana (Leer >>> Nota). "La demanda, según Nausícrate Pérez Dautt, tendrá una cuantía superior a los 2 mil millones de pesos, de los cuales no se descarta que esta cuantía aumente, si los terceros civilmente afectados deciden demandar dentro de este mismo proceso" (SIC), se advierte en el remitido.

Y está la que, mediante unos correos electrónicos, ha dejado entrever que presentará el fiscal Demóstenes Camargo contra la columnista Claudia Ayola. Ésta publicó una columna en El Heraldo (Leer >>> 'El Fiscal 33'), en la cual recordó que Camargo fue quien "dictó orden de captura contra (Alfredo) Correa (De Andreis), sin respetar su presunción de inocencia, haciendo caso solamente a las declaraciones de dos testigos clonados", y dijo que "lo irónico de esta situación es que Camargo fue ascendido…, y según Noticias UNO (<<< ver)… dejó de ser el Fiscal 33 para convertirse en el fiscal que investiga fiscales". De igual forma, en El Universal, Ayola publicó una columna (Leer >>> 'Como nos conocemos') en la cual señala que el periodista Freddy Muñoz, condenado a 15 años de prisión por los delitos de terrorismo y rebelión, en una carta que circula por la Internet, asegura que la exfiscal Miriam Martínez Palomino -fallecida en un accidente de tránsito - junto al fiscal Demóstenes Camargo y el ex director de Fiscalía, Jaime Cuesta Ripoll, "son parte del equipo de narco-para fiscales manejados por el ex jefe paramilitar de los Montes de María, Rodrigo Mercado Pelufo".

Sorpresivamente, no en un oficio enviado a los medios de comunicación, como suele suceder, sino en un correo electrónico enviado a la columnista, Camargo se refiere a lo expresado por ésta y le dice que "usted afirma esto recogiendo lo que dijo otro periodista, es decir está reproduciendo la injuria y calumnia dicha por otro (y) eso también es delito", y le pide que "rectifique este punto en el que usted reproduce una calumnia dicha por otro pero que también la hace responsable penalmente" (<<< leer). Al referirse al profesor Correa de Andrés, Camargo habla del "presunto guerrillero".

Tres hechos distintos -muy distintos, sin duda - pero ejemplos de lo que encierran, en esencia, las demandas.

La primera, una demanda justa. Si 'The Sun' se equivocó y Falcao no conoce siquiera a la citada modelo, el diario deberá responder por su falta de rigor en este caso. 

La segunda, una demanda risible. Porque no de otra forma puede calificarse que se pretenda que los medios ignoren unos señalamientos tan graves como los realizados por la comerciante Isabel Araujo, que encierran -sí - temas personales, algunos hasta íntimos, pero también unos casos sobre los cuales la Alcaldía está en mora de dar una explicación, como el porqué una camioneta estuvo o está asignada a un funcionario sin que su propietaria haya formalizado el debido contrato.

Y la tercera, una demanda inquietante, peligrosa. Este caso, en el cual están involucrados una columnista valiente y comprometida con legítimas causas sociales y un fiscal célebre por su participación en detenciones presuntamente arbitrarias, parece inventado por un novelista fantasioso, pero tiene la mayor de las trascendencias. El solo hecho de que el fiscal de marras insista en tildar de "presunto guerrillero" a Correa de Andreis, a pesar del fallo del Tribunal Administrativo de Bolívar que condena a la Fiscalía 33 de Cartagena por la detención arbitraria del inmolado profesor, es sumamente grave. Como lo es que se pretenda acallar a una mujer decidida como Claudia Ayola, cuyo único pecado conocido es ser atrevidamente sincera en un país de mentirosos por conveniencia. Pero, sobre todo, que el poderoso "fiscal que investiga fiscales" insinúe siquiera que impetrará una acción judicial a una columnista de provincia por sus opiniones, en momentos en que existe en la opinión pública la sensación de que la corrupción campea en amplios sectores de la rama jurisdiccional, es algo que mueve a la preocupación.



cardilared@hotmail.com

     OPINIÓN
  * Director de Metro.com