::.Síganos también  en--.>

Copyright 2010. All Rights Reserved. www.revistaelmetro.com

    OPINIÓN

Campo Elías y los niños
Por Álvaro Cárcamo Camargo


"Los niños adivinan qué personas los aman.
Es un don natural que con el tiempo se pierde".
Charles Paul de Kock

En mi vida no había conocido una persona que se diera de corazón con los niños como Campo Elías. Y esto no era algo fingido, porque los niños adivinan qué personas los aman; es un don natural que, como dice Charles Paul, con el tiempo se pierde, pero mi amigo Campo nunca perdió ese don, por el contrario, siempre estuvo presente con una respuesta llena de amor sincero por parte de los pequeños.

Yo siempre me dije: "el viejo campo tiene sangre dulce para los chicos". Prueba de lo anterior es la relación cariñosa que tuvo con mi hijo Christian Javier, a quien le cambió el nombre por el de 'Carcamito'.

Y mi hijo se ha mantenido solidario con esa amistad; todas las noches lo incluye en sus oraciones y le duele que algunas personas lo irrespeten, muy a pesar de la difícil situación de salud por la que atraviesa.

Recuerdo, de las pocas ocasiones que lo visité en su despacho en la Alcaldía, acompañado de Carcamito, que estaba Campo en una reunión importante con muchas personas, pero al vernos, en forma espontánea, se levantó de su silla y salió al encuentro de mi hijo, dándole un fuerte abrazo. Para Campo, por sus expresiones de cariño, Carcamito era la personita más importante para él en esos instantes.

En una ocasión me mandó dos boletos para ingresar al estadio Jaime Moron a presenciar, junto a mi hijo, un partido del Real Cartagena. Al llegar con Carcamito al área especial de la Alcaldía, encontré a Campo con su familia, con sus nietos -que son su adoración - uno a cada lado. Pero, además, había muchos niños a su alrededor; el lugar parecía una guardería bajo la responsabilidad de un grandulón que participaba y gozaba, como otro niño más, de todas las travesuras de la chiquillada.

Hoy, cuando Campo -Campito para quienes lo queremos como lo que es: un hombre bueno - tiene serias dificultades de salud, son muchos los niños que con seguridad imploran más respeto por ese ser humano que logró el amor más difícil de conquistar: el amor de los niños.



* Médico, especialista en gerencia educativa,
en gerencia en salud y en medicina familiar;
profesor de la Universidad de Cartagena.
Marzo de 2013