::.Síganos también  en--.>

Copyright 2010. All Rights Reserved. www.revistaelmetro.com

******************************************************************************************************************************************************************************************************************
******************************************************************************************************************************************************************************************************************
Deportes

  Este espacio
  está reservado
  para su publicidad.
  Llámenos al
  3186062855
  o escríbanos a
  juancardila@gmail.com
Haga click aquí >>>

     Este espacio está reservado
     para su publicidad.
     Llámenos al 3186062855
     o escríbanos a
     juancardila@gmail.com
Numerosos ciudadanos y líderes populares manifiestan permanentemente a los medios de comunicación que en algunos sectores de Cartagena debería haber mayor iluminación. En varios, como en unos tramos de la Vía Perimetral de la Ciénaga de la Virgen, más demoran los operarios de los concesionarios del Alumbrado Público en reparar redes e instalar luminarias que algunos individuos en provocar una peligrosa oscuridad en una zona que -además - es escenario de frecuentes atracos y robos.

En varias ocasiones, las luces que en las mágicas noches cartageneras convierten a los monumentos patrimoniales de Cartagena en una estampa de ensueño se ha apagado, por instantes, causando una normal inquietud en los sectores turísticos locales. 

Metro.com dialogó sobre el tema con los ingenieros Luís Alberto Martínez Pardo y Luís Miguel Mejía Chávez, supervisor Técnico de la empresa interventora -QBM2 - y gerente Técnico de los concesionarios del Alumbrado Público, respectivamente, con el fin de conocer por qué se vienen presentando estas falencias en la prestación del importante servicio y, sobre todo, qué se viene haciendo para corregirlas.

Con respecto a que ha sucedido en varios de los componentes del sistema que ilumina el cordón amurallado de la ciudad, Mejía Chávez explicó que el problema, cuando se ha presentado, ocurre porque "cuando a un contactor que tiene una bobina de voltaje definido no le llega, en un momento dado, ese voltaje nominal, dicha bobina deja de funcionar, ya que abre los contactos y deja de circular la corriente para la operación de los elementos asociados".

"Eso fue, justamante, lo que ocurrió recientemente en uno de los proyectores de la Torre del Reloj", aseguró el ingeniero. Según él, pudo establecerse que "después de que las luces se desenergizaron, las luces duraron aproximadamente de 5 a 10 minutos apagadas; eso lo confirmó un vigilante. Fue una fluctuación de voltaje que produjo un apagón momentáneo y que, por tratarse de proyectores que tienen bombillas de sodio a alta presión, su entrada nuevamente en operación sucede cuando al cabo de 5 o 10 minutos el gas se calienta".

De acuerdo con Mejía, "en un recorrido de inspección técnica realizado con funcionarios de la interventoría, se observó que hay un último tramo de conductores que aún no está normalizado, pero que este, a su vez, se está acoplando cuidadosamente al sistema actual; encontramos -además - que hay un contactor al cual le quitaron la tapa de la caja de protección; asimismo, la acometida general está protegida por una caja que es violada con mucha frecuencia por algunos técnicos al servicio de quienes realizan en el lugar espectáculos públicos de la más variada naturaleza. Son técnicos ajenos al Concesionario del Alumbrado Público que, en su afán de conectar y satisfacer las necesidades eléctricas de los eventos, maniobran empalmes que quedan abiertos y así, con humedades salinas proporcionadas por el rocío de la noche, hacen que los conductores queden desprotegidos y propensos a cortos que disparan las protecciones".

En similar sentido se pronunció el funcionario de la interventoría, Luís Martínez, quien agregó sobre el tema que ese tipo de situaciones no corresponden al manejo normal y ordinario del Alumbrado Público de Cartagena si no, por el contrario, "es cuestión de responsabilidad de los eventos celebrados en el sitio o a su vez de quien administra la zona; de todas maneras, el concesionario pretende seguir adecuando estas instalaciones, lo cual, por cierto, es un trabajo arduo y delicado. En lo que a nosotros (la interventoría) respecta, vigilaremos con atención que las acometidas, derivaciones, caja y demás elementos queden sellados, para evitar que manos inescrupulosas estén maniobrado este importante circuito".

Martínez explicó que "los cables que alimentan los circuitos de las bocas del Reloj Público son los que están más propensos a maniobras por terceros, puesto que ellos salen de las cajas de derivación de la azotea hacia abajo, donde están las luminarias con sus respectivos dispositivos de encendido, entre ellos fotoceldas y cajas de conexión".

Vándalos en la Perimetral

En el caso de los sectores que se apagan con frecuencia en la Vía Perimetral de la Vírgen, de acuerdo con lo que señalan en los medios quienes, por las noches, transitan por el lugar, Luís Martínez y Luís Mejía coinciden en que el problema, sobre todo, es de falta de vigilancia. "En la zona el robo de cables y luminarias es frecuente, y ello se debe a que a lo largo de la vía hay pocos vigilantes. Es increíble que algo que se debe llevar un largo tiempo, que no es fácil de hacer, se haga con tanta frecuencia, ocasionando a los concesionarios pérdidas incalculables y, a la comunidad, un daño incalculable", aseguró Luis Mejía.
        CARTAGENA

El vandalismo sigue siendo una de las causas por las cuales algunos sectores están a oscuras. En varios monumentos de la ciudad, operarios de espectáculos públicos causan daños que son los que provocan momentáneos pero incómo-
dos apagones.
Los vándalos siguen provocando apagones
Concesión del Alumbrado Público pide mayor vigilancia
.      .   .
     .     .       .  * ...   ..

. .  .
  .       .      .
           .     . .    .    . .      .  . ..    .. .    .. .  *    .  
.  * ...   .. . .  . .
.      .   .       .  

.
           
   .     . .    .  
.  ... 
  .  .
. . ..  
.. .  .. .  *    .    .  * ...   .. . .                                    . . .

      .   .      .     .     .     .  .    .  .   .    
  .     .                .     . .    .    .  ...    .  .
. . ..    .. .  .. .  *    .    .  * .
..   .. . .                                    . . .
      .   .
  .  . ..     . . .  . ..   .. .  .. .  *    .    .

* ...   .. . .  . .



   .  * ...   .. . .  .       . . . .      .    
.   .       .     .     .     . .    .  .
.      . .  .  * ..
.   .
. .
       .     .     .